Categorías Feminismos

La democracia ante los derechos basados ​​en el sexo y una pandemia que discrimina por sexo

El sexo biológico es importante para el coronavirus. No solo eso, sino que el sexo importará bastante al momento de desarrollar vacunas e implementar tratamientos a largo plazo, dado que los hombres y las mujeres tienden a presentar diferentes susceptibilidades ante el virus.

Según datos de Italia, China y Corea del Sur, los hombres presentan una mayor propensión a morir por COVID-19 que las mujeres. En esto, el coronavirus no está solo: el mismo patrón también está presente con el Ébola, el VIH, el SARS y con la influenza.

Un artículo reciente del New York Times cuestionó la falta de investigación que los Estados Unidos estaba llevando a cabo sobre las diferencias de sexo en lo que respecta a la investigación cientifica sobre el coronavirus. La periodista Alisha Haridasani Gupta, reportera de género del periódico, escribió:

«En los Estados Unidos, donde la manera acelerada en las que se realizan pruebas del virus está produciendo una gran cantidad de material estadistico por minuto, hay una cosa que no estamos monitoreando: el desglose por sexo. ¿Cuántas mujeres están infectadas versus hombres? ¿Es igualmente probable que hombres y mujeres se infecten? ¿Cuál es la tasa de mortalidad para cada sexo? ¿Los síntomas son exactamente iguales para hombres y mujeres?

La mas reciente actualización sobre casos y muertes en los EE. UU. proporcionado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades no contenía ninguna mención de pacientes varones y hembras. Incluso el rastreador de casos de The New York Times, que se hizo público la semana pasada y proporciona datos a nivel municipal, no tiene un desglose por sexo porque esa información no está constantemente disponible en todos los estados y condados».

La sociedad no necesitaba una pandemia global letal para darse cuenta de que el sexo importa, y que las diferencias basadas en el sexo en la investigación médica representan un problema de vida o muerte para las mujeres y las niñas, dado el hecho de que los cuerpos de los varones siguen siendo asumidos como la norma universal por el status quo científico.

Históricamente, los cuerpos de las mujeres han sido ignorados o subrepresentados en la investigación médica, el desarrollo de farmacéuticos y en los ensayos clínicos. Esto ha dado como resultado diagnósticos inexactos de los síntomas que presentan las mujeres, una invisibilización de los cuerpos de hembras en los libros de texto médicos y el descarte sistémico de los problemas de salud de las mujeres. Como Caroline Criado-Perez ha argumentado en el libro Mujeres Invisibles, hasta la fecha hemos encontrado diferencias en base al sexo en cada tejido y sistema de órganos del cuerpo humano.

Como hemos expresado anteriormente:

Posts relacionados

“El sexo es una variable biológica que debe considerarse en todas las etapas de la investigación médica. La investigación basada en el sexo es vital para innumerables problemas médicos que van desde enfermedades cardiovasculares, el diagnóstico de cáncer y las enfermedades pulmonares, hasta las interacciones e implicaciones de las diferencias sexuadas en la salud placentaria. Apenas comenzamos a comprender la importancia de la investigación basada en el sexo y el impacto fatal de no tener en cuenta nuestro sexo femenino al abordar el tratamiento de enfermedades y los medicamentos”.

A nivel celular, los machos y las hembras parecen presentar una propensión igual a contraer COVID-19, pero los machos tienen un mayor riesgo de morir por el virus que las hembras. El Dr. Sabra Klein, científica de la Escuela de Salud Pública Bloomberg del Johns Hopkins, que estudia la diferencia de sexo en las infecciones virales, expreso a The New York Times: “Podemos decir con confianza, gracias a los los datos de muchos países, que ser hombre es un factor de riesgo. Eso, de por sí, debería ser evidencia suficiente para qué cada país desglose sus datos estadísticos”.

Antes de continuar, es imperativo resaltar la importancia de las interrogantes planteadas por el artículo del New York Times. ¿Por qué? Porque alrededor del mundo, las defensoras de los derechos de las mujeres, preocupadas por la protección de los derechos basados ​​en el sexo, se han visto envueltas en una batalla cuesta arriba para crear conciencientizacion pública respecto a la importancia del sexo biológico. Esta ha sido una batalla tan feroz que ha puesto en juego los principios democráticos que muchas de nosotras dábamos por sentado.

Aunque las estadísticas sugieren que las mujeres son menos propensas a morir a causa del coronavirus en función de nuestra composición cromosómica, las condiciones socioeconómicas del estatus de la mujer en la sociedad significa que ésta tiende a ser asignada a puestos de cuidado y a entornos laborales que aumentan sus riesgos.

Un informe emitido en marzo del 2020 por las Naciones Unidas afirma que las mujeres representan el 70 por ciento del mercado laboral de salud mundial, lo que las coloca en mayor riesgo de infección. Según el informe, representar a la mayoría de la fuerza laboral de la salud (en puestos como enfermeras, parteras y personal de limpieza), constituye un peligro adicional que agrava otros problemas. Las Naciones Unidas afirma: «La crisis actual amenaza con retroceder los logros limitados en materia de igualdad de género y con exacerbar la feminización de la pobreza, la vulnerabilidad a la violencia y la participación paritaria de las mujeres en el mercado laboral». Para contextualizar el analisis, observemos como el 89 por ciento del personal de enfermería y el 84 por ciento de personas cuidadoras son mujeres. Estos trabajos tienden a ser mal remunerados.

Según el Instituto de Estudios Fiscales de Inglaterra, las mujeres se encuentran entre las más afectadas por los toque de queda. El Instituto descubrió que las mujeres eran un tercio más propensas que los hombres a trabajar en un sector económico que ha tenido que clausurar debido al estado de emergencia de la vida pública. El análisis del Grupo Presupuestario de Mujeres concuerda. La Dra. Mary-Ann Stephenson, directora del grupo de expertas financieras feministas, le expresó al periodicoThe Guardian:

“Ya sabíamos que quienes trabajan en el sistema sanitario con mayor riesgo de exposición al  Covid-19 a menudo son muy mal pagados y son principalmente mujeres, pero estas cifras siguen siendo impactantes. No es correcto que muchas de quienes están en el extremo de esta crisis, prestando servicios bajo presión y con alto riesgo de contagiarse, ganen tan poco.

Muchas ni siquiera califican para conseguir una licencia por enfermedad. Esto debería ser un punto de ebullición. No solo necesitamos acciónar politico ahora; necesitamos un cambio permanente en el futuro para valorar adecuadamente este trabajo tan esencial”.

Al considerar el impacto de COVID-19 en la economía, no podemos olvidar que la pobreza tiene cara de mujer y que gran parte de la economía informal está compuesta por mujeres y niñas. Quienes dependen de la economía informal, particularmente en el Sur Global, donde la red de seguridad social es más débil, se encuentran en la abocerrible posición de tener que elegir si morir de hambre o arriesgarse a morir de coronavirus. Para las mujeres que viven en la pobreza, especialmente las madres y/o las que cargan con la responsabilidad de cuidar personas mayores, la discriminación por sexo que plantea esta pandemia mundial es una pesadilla.

Si bien se aconseja a las poblaciones de todo el mundo “que se queden en casa”, no podemos olvidar que para demasiadas mujeres y niñas, el hogar podría ser más mortal que cualquier enfermedad respiratoria. Lejos de ser seguro, estar encerrada en el interior de hogares donde hay abuso y cuando el contacto con el mundo exterior se encuentra restringido, representa la receta perfecta para el feminicidio.

Como era de esperarse, los casos reportados de violencia machista han aumentado en muchos países del mundo durante los estados de emergencia. La Relatora Especial de la ONU sobre Violencia contra la Mujer advirtió:

“Para muchas mujeres y niñas, el hogar puede ser un lugar lleno de miedo y abuso. Esta situación empeora considerablemente en casos de aislamiento, como los bloqueos impuestos durante la pandemia de COVID-19.

El riesgo se agrava en un momento en que no hay o cuentan con menos casas de acogida y servicios de ayuda disponibles para las víctimas; cuando es difícil acceder a aquellos que aún están abiertos; y cuando hay menos apoyo de la comunidad; menos intervenciones policiales y menos acceso a la justicia, ya que muchos tribunales están cerrados. Para empeorar la situacion, las restricciones de movimiento, las restricciones financieras y la incertidumbre generalizada envalentonan a los perpetradores y les proporcionan un poder y control adicionales».

La pandemia mundial del COVID-19 tiene un impacto que discrimina por sexo, pero los años que la preceden atestiguaron la intimidación y el abuso cometido contra las feministas determinadas en proteger los derechos basados en el sexo. Estas defensoras de los derechos de la mujeres fueron ignoradas por clases políticas que decidieron hacerse de la vista gorda, ante inaguantable conflicto y, en cambio, decidieron recitar credos anticientíficos.

En el Reino Unido, se supone que las mujeres tienen derecho a la libertad de expresión, a la libertad de pensamiento, a la libertad de conciencia, a la libertad de reunión y de asociación, dado que estos están consagrados en la Ley de Derechos Humanos de 1998. También se supone que las mujeres tienen derecho a espacios exclusivos para mujeres ya que esta es una disposición protegida por la Ley de Igualdad de 2010.

Sin embargo, en su defensa de los derechos de la mujer basados ​​en el sexo, incluido el derecho a la investigación científica sobre nuestro sexo biológico, las feministas en el Reino Unido se han enfrentado a un clima político inaceptablemente agresivo, que plantea diversas preguntas sobre los principios democráticos en los que se basa la sociedad. Esta virulencia autocrática se repite alrededor del mundo, ya que muchos otros países han enfrentado presiones para imponer políticas de “identidad de género” y eliminar cualquier mención de “sexo” de sus leyes.

Un comunicado reciente de la organización feminista, FiLiA, emitido en abril del 2020, sobre la decisión del gobierno de Inglaterra de posponer indefinidamente la anticipada reforma de la Ley de Reconocimiento de Género 2004, establece:

“Observamos con preocupación el clima intimidatorio en el que las mujeres de todo el Reino Unido se han visto obligadas a operar en defensa de sus derechos basados ​​en el sexo. En esta batalla, las mujeres se han enfrentado a vilipendios, al ostracismo, al desempleo, a la intimidación, al bullying, al acoso y a la violencia».

Todas las personas interesadas en el funcionamiento sostenible de nuestra sociedad deberían mostrarse horrorizadas por la descomposición democrática que ha infectado este debate, y que las mujeres se han visto obligadas a aguantar, en gran parte como resultado de la vacilación y las deficiencias de los respectivos actores del sistema. Aunque el abuso contra las feministas no es nada nuevo, no es ni inevitable ni aceptable”.

La carga que ha recaído sobre los hombros de las feministas, obligadas a aguantar abusos implacables en su afán de proteger no solo los derechos de las mujeres en base al sexo, sino también la democracia misma, es un peso que le correspondía a los sectores de la vida pública que tienen un deber cívico; como los municipios, las academias y los organismos internacionales.

En el informe de abril 2020 sobre el impacto del COVID-19 en las mujeres, el Secretario General de la ONU expreso:

“La pandemia está profundizando las desigualdades preexistentes, exponiendo vulnerabilidades en los sistemas sociales, políticos y económicos que a su vez amplifican los impactos de la pandemia. En todos los ámbitos, desde la salud hasta la economía, la seguridad y la protección social, los impactos de COVID-19 se exacerban para las mujeres y las niñas simplemente en virtud de su sexo”.

La importancia primordial de la investigación médica sobre las diferencias de sexo continúa mucho más allá de cualquier toque de queda o estado de emergencia que dure tres semanas, porque recibir diagnósticos y tratamientos adecuados, específicos para cada sexo, representa una urgencia diaria para las mujeres y las niñas de todo el mundo.

Esperemos que tal y como la comunidad científica excava en los polos, buscando burbujas atrapadas debajo de las capas de hielo, para determinar el contenido de moléculas de aire congeladas en el tiempo, ahora podremos mirar hacia atrás y examinar aquel extraño momento histórico en el que demasiados organismos públicos a quienes les correspondía un deber cívico (y ético), decidieron dar la espalda a la realidad material, al escrutinio democrático y a la ciencia misma, en un afán de borrar las ganancias de generaciones de lucha feminista.

Hoy en día, país tras país se despierta ante la realidad de un estado de emergencia, impuesto por una fuerza mayor lo suficientemente poderosa como para detener el funcionamiento de todas las sociedades. Esperemos también que este momento de la historia en el que, a nivel mundial, nos hemos dado cuenta de la importancia fundamental de salvaguardar la investigación científica por encima de invocaciones dogmáticas, signifique de una vez por todas, el cierre de la puerta a la elaboración de políticas públicas basadas en mantras sin sentido y perjudiciales para las mujeres.

Vía Tribuna Feminista

ETIQUETAS:
Compartir
Rosario Raquel Sánchez

Escritora y activista dominicana; trabajando en los derechos de niñas y mujeres. Especialista en Estudios de la Mujer, Género y Sexualidad.

Comentá
Cargar más...

Posts recientes

Hoy: Ensalada de conectividad, bienes comunes y gobierno de pares

Una receta para la que contamos con todos, pero que resulta difícil de preparar: conectividad,… Leer más