Trump gato: EEUU e Inglaterra presionan para terminar con el cifrado de extremo a extremo

cifrado de extremo a extremo

En las últimas horas EEUU y Reino Unido pidieron a Facebook para que pare el cifrado de mensajes. Sólo de toparme con este título recordé cómo explicaba Aral Balkan este fenómeno, respondiendo la columna sobre encriptación que publicó Amber Rudd en The Telegraph allá por 2019. «¿Por dónde deberíamos comenzar? ¿Importa que corras más riesgo de morir por caer de la cama que por terrorismo? ¿O que esa vigilancia masiva, que es lo que pide Rudd, es totalmente ineficaz para frustrar el terrorismo?» se preguntaba Aral.

Se trata de una carta conjunta que elaboraron ambos países, que pide una pausa en los planes de la compañía de implementar un cifrado total. El cifrado de extremo a extremo es lo que hace que tus mensajes vayan seguros y que WhatsApp tampoco pueda ‘verlos’ (sí un algoritmo, pero no una persona). Con el argumento del terrorismo quieren tirar abajo la privacidad, y lo triste es que es bastante probable que lo logren, ya que en términos masivos, el espionaje global molesta cuando recibís muchas publicidades de alguna aerolínea, algo que nos habla del valor que damos en algunos puntos del globo a este tipo de ataques.

Al mismo tiempo solicitaron crear puertas traseras. Sí, como lo leés: quieren tener un lugar por el que entrar en la intimidad de cada usuaria del globo en caso de que ellas quieran. Suponer que los estados tienen una búsqueda justa, legítima y ética para este tipo de prácticas es poco menos que ser una forra imperialista. A ningún estado le interesa cuidarte, porque existe para otra cosa y eso es dominarte. Es como pensar que una torturadora se preocupa por la torturada porque no la mata… date cuenta… sin torturada, la torturadora no tiene razón de existir, así que si no te mata, es porque está cuidando su trabajo.

Cifrado de extremo a extremo

La solicitud llega a menos de una semana de que se descubriese el acuerdo entre el gobierno yanqui y el gobierno pirata en el que se proponen un mutuo que les permita facilitar la obtención de información en plataformas como Facebook o WhatsaApp.

El acuerdo ya es público y se basa en eliminar restricciones para la policía y los servicios de inteligencia, que podrán obtener datos almacenados en otro país sin necesidad de pedir permiso. Sí, si EEUU quiere, puede ver los mensajes de una usuaria de África que en su vida pisó nuestro continente, algo que resulta un total atropello.

Contra el cifrado

El gran obstáculo de este tipo de cuestiones son los derechos civiles y humanos y que, poco, pero suman. Esos derechos son aquellos con los que tiene que cumplir Facebook y empresas afinas. De poco sirve un trato para obtener datos si los datos están cifrados y no se pueden utilizar.

Los argumentos con que esta gente intenta dejarons sin privacidad son extremos y seguramente compartas: que es la única forma de detener el terrorismo, que es la única forma de detener la pedofilia, que la trata no desaparecerá por que el gobierno norteamericano e inglés puedan ver la pornografía infantil que circula por WhatsApp.

Así se ve el cifrado para las usuarias

Actualmente, la privacidad es considerada un basamento central de los derechos de las personas. Que no deje de importarnos poder hacer de nuestra vida lo que queramos, sin que ningún estado pueda perseguirnos cuando no estamos cometiendo delito alguno.