/Utilizan código morse para demostrar cómo Google ‘roba’ letras de canciones
google roba canciones

Utilizan código morse para demostrar cómo Google ‘roba’ letras de canciones

Porque alguien tiene que tomar la posta, Genius, una empresa de medios digitales orientada a la música, ha acusado a Google de abuso de posición dominante. Se trata de una empresa que se centró en el hip hop y el rap (su nombre original de hecho era Genius Rap) y con el paso de los años se expandió abarcando otros géneros como el pop y el rhythm and blues. Su contenido son las letras de distintas artistas del globo y Google está mostrándolas a las usuarias directamente en los resultados, lo que hace que nadie necesite entrar al sitio para verlas. En este caso Google es la flautista de Hamelín de Genius.

Antaño la gente de Genius tuvo sus controversias, imaginate que se dedican a publicar letras de canciones, por lo que cabe preguntarse si están o no violando derechos de autora a la hora de publicar composiciones ajenas que están aclanzadas por ese tipo de derechos o del copyright, algo que además actualmente está haciendo Google, que en el tema de las letras resulta algo muy similar a la caída SeriesW o Pelispedia: te muestran dentro de los resultados de búsqueda contenidos que están almacenados en otro servidor. Eso es exactamente lo que hacía Pelispedia.tv: te daba un embebido de una película que está almacenada en otro servidor y que ellas no subieron allí. A Pelispedia la cerraron, ojalá le pase a Google.

La polémica actual es entre Genius y Google, en la que la primera acusa a la segunda de abuso de posición dominante. Según BusinessInsider Genius acusa a Google de copiar las letras de las canciones que tiene almacenadas para dejarla sin tráfico. Eso se debe a que las letras aparecen dentro de los resultados de búsqueda y de esta manera quita el tráfico al sitio web producto de que nadie necesita ingresar para ver sus contenidos.

La gente del sitio de las letras se puso manos a la obra para que su contenido no fuera spoileado por Google, y comenzó a crear un patrón único mediante la alteración de la fuente de ciertos apóstrofes que se delatan al ser convertidos a código morse. Con esta técnica encontraron más de 100 canciones que aparecían en Google con las letras que tiene almacenadas y cuya indexación desaparecía de Genius. Genius ya había manifestado su disconformidad a Google allá por 2017 por este tipo de prácticas y en abril de este año envió una carta acusándola de violación de términos de uso de su sitio web y de violar la legislación antimonopolio.

La técnica del morse es bastante interesante: la gente de Genius incluyó un par de apóstrofes dentro de las letras, las ‘marcó’. Cuando los dos tipos de apóstrofes se convirtieron a los puntos y guiones utilizados en el código morse, desde Genius escribieron: «Red Handed» que significa algo así como ‘pillado in fragatin’ o ‘con las manos en la masa’.

A Google no le dio mucho miedo el planteo, por ahí es que es una de las mayores empresas del mundo, por lo que no se dejó intimidar, como lo ha hecho siempre desde su posición dominante y negó las acusaciones. Explicó la gente del buscador protagonista de la mayor trata digital de personas del globo, que las letras que publica en los resultados de las búsquedas tienen licencias de otras compañías y que ‘toman la calidad de los datos y los derechos de autora muy en serio’ agregando que hacen responsables a sus socias del licenciamiento de lso términos de sus acuerdos. La gente de LyricFind, por ejemplo, ha servido de profiláctico a Google producto de que según la gigante de la trata digital de personas obtiene letras desde ese buscador y, según dicen, la gente de LyricFind no publica el contenido de Genius.

Para que quede más claro:

  • ¡Señora! Esas bananas son mías y las quiero vender a otra gente, no se las lleve.
  • ¿Pero qué dice? Estas bananas se las robé a aquella otra vendedora
  • Pero tienen mi marca
  • Pero yo se las robé a otra persona no a Ud.
    (y así, al menos por el momento).

Pero parece que las asesoras de Google le han comentado que es una respuesta un tanto endeble, por lo que la gente del buscador anunció una revisión de los acuerdos con sus socias para ver si hay algo que esté fallando. Algo así como decir ‘me la llevo, pero después veo si no te estoy perjudicando’ a la línea final del diálogo de más arriba. Según avisan las especialistas, ‘ladrona que roba a ladrona, tiene 100 años de perdón’, y Genius está en una posición débil para reclamar producto de que no tiene derechos sobre las canciones que almacena.

Habrá que esperar un tiempo para ver qué nivel de impunidad tiene la gente de Google, pero viendo que se dedican a la trata digital de personas, una no tiene la mejor expectativa al respecto.

¡Happy Hacking!

Periodista, ex directora, ex docente, ex trabajadora, ex uberante. Productora musical, militante social, murguera, programadora, diseñadora. Hacker.