/Google/EEUU vs Huawei/China: qué pasó y cómo viene la mano

Google/EEUU vs Huawei/China: qué pasó y cómo viene la mano

El enfoque de línea dura de la Casa Blanca amenaza con acelerar el desarrollo de dos mundos tecnológicos, aislando aún más a una quinta parte de las usuarias de Internet.

China ha pasado casi dos décadas construyendo un muro digital con el resto del mundo, una barrera de una sola dirección diseñada para mantener alejadas a las empresas extranjeras como Facebook y Google, al tiempo que permite a las rivales chinas salir y expandirse en todo el mundo.

Ahora Trump está sellando esa pared desde el otro lado.

Google dijo el lunes que limitaría los servicios de software que brinda a Huawei, la gigante de las telecomunicaciones, luego de que un pedido de la Casa Blanca la semana pasada restringiera el acceso de la compañía china a la tecnología estadounidense. El software de Google potencia los teléfonos inteligentes de Huawei, y sus aplicaciones vienen precargadas en los dispositivos que vende Huawei en todo el mundo. Dependiendo de cómo se lleve a cabo la orden de la Casa Blanca, eso podría detenerse.

Para Huawei, el gran impacto será en el extranjero, ya que las clientas chinas ya tienen acceso limitado a los servicios de Google. El movimiento de Google tendrá su mayor efecto en lugares como Europa, donde se ha convertido en una gran vendedora de teléfonos inteligentes. Otras compañías seguirán inevitablemente. En efecto, la medida ejerce presión sobre los sueños de expansión internacional de Huawei.

Si China y los Estados Unidos han comenzado una Guerra Fría tecnológica, la orden de Huawei puede verse mejor como el comienzo de una cortina de hierro digital. En esta visión potencial del futuro de la tecnología, China continuará manteniéndose alejada de gran parte del mundo. Los Estados Unidos y muchos otros países, piensa esto, a su vez bloquearán la tecnología china.

La postura estadounidense más dura está cerrando muchas de las formas en que Estados Unidos y China intercambiaron ideas e hicieron negocios a pesar del estricto régimen de censura de China. Esas puertas cerradas podrían tener profundos efectos no solo en el negocio de la tecnología, sino también en cómo el mundo usará y entenderá los dispositivos y servicios del futuro.

Ya, la censura de China y el control estricto de las vidas digitales de sus ciudadanas han aislado efectivamente a una quinta parte de la población mundial que usa Internet, dando lugar a una generación que no sabe lo que significa buscar algo en Google o suscribirse a un canal de YouTube. .

La nueva postura agresiva de los Estados Unidos solo acelerará ese proceso, abriendo una ventana potencial a un día en el que las chinas pueden usar solo teléfonos y dispositivos chinos alimentados por chips y software de cosecha propia. Todo esto está sucediendo con una velocidad que ha sorprendido a muchas.

“El movimiento de la administración Trump es mucho más integral de lo que esperaban”, dijo Nicole Peng, analista de la firma de investigación tecnológica Canalys. “También vino mucho antes. Mucha gente solo se da cuenta ahora que es real “.

No está claro si los movimientos de la administración de Trump realmente aislarán a Huawei del resto del mundo. La Casa Blanca ha luchado para convencer a otros países para que dejen de comprar los equipos de telecomunicaciones de Huawei, citando posibles preocupaciones de espionaje. (Huawei niega que espíe al gobierno chino). Huawei ya ha desarrollado sus propios chips y otras capacidades, y ha dicho que ha almacenado equipos para un día en que perdería el acceso a los conocimientos y equipos estadounidenses.

El ataque a Huawei también se está produciendo en el contexto de un empeoramiento de la guerra comercial, convirtiéndose en una pieza en un tablero de juego más grande. Así como lo hizo el año pasado, cuando la Casa Blanca cedió a una orden similar que paralizó a ZTE, su rival de Huawei, Estados Unidos podría levantar su presión sobre Huawei para aliviar las tensiones entre Washington y Pekín.

China tiene formas de tomar represalias. El lunes, los medios estatales de China informaron que Xi Jinping, la principal líder de China, visitó un sitio que extrae y procesa tierras raras, que son minerales esenciales para fabricantes de tecnologías con bajas emisiones de carbono. Su visita fue un recordatorio no demasiado sutil de que China tiene una presencia dominante en las tierras raras y podría cerrar los suministros globales, algo que ya ha hecho antes.

La cortina de hierro digital ha sido larga en la fabricación. Desde sus inicios en internet, el gobierno chino ha silenciado el contenido que no le gustó. Hoy en día, la internet china a primera vista no se parece mucho a la que usa el resto del mundo. Tiene diferentes plataformas, ideales y estrategias de negocios, todos atendidos cuidadosamente por la censura.

Pero la pared era en su mayoría unilateral. Los chips y el software estadounidenses potencian los servidores y mainframes chinos. China ha sido una gran impulsora de ingresos para Apple, Oracle, Intel, Qualcomm y otros grandes nombres en tecnología. Mucho de esto fue por necesidad, ya que China no pudo hacer todo esto por sí misma, pero aún le dio a las compañías estadounidenses un papel en la dirección del futuro digital chino.

Los lazos van más allá. Muchas de las fundadoras de las compañías de tecnología más exitosas de China fueron educadas en Estados Unidos. Las inversionistas estadounidenses las ayudaron a establecerse, y algunas de esas compañías chinas se dieron la vuelta e invirtieron en compañías estadounidenses. Las académicas de los dos países se unieron regularmente e intercambiaron notas.

Ahora EEUU está preocupada por asegurar la propiedad intelectual, están trabajando para bloquear algunos de esos canales. Ha endurecido los límites a la inversión china en las empresas estadounidenses. Algunas estudiantes chinas que se enfocaron en la ciencia y la tecnología han tenido problemas para obtener visas para los Estados Unidos. A algunas estudiosas chinas les han revocado sus visas estadounidenses aduciendo temor a espionaje.

Con los límites de Huawei, la administración de Trump citó la seguridad. El Departamento de Comercio anunció la semana pasada que había colocado a Huawei y sus docenas de afiliadas en una lista de empresas consideradas un riesgo para la seguridad nacional. La lista evitará que Huawei compre partes y tecnologías estadounidenses sin buscar la aprobación del gobierno de Estados Unidos.

La orden ejecutiva, emitida luego del colapso de las conversaciones comerciales con China este mes, podría afectar completamente el negocio de Huawei. Ha dicho que las proveedoras estadounidenses representan casi una quinta parte de su gasto en adquisiciones. Incluso las piezas pequeñas pueden ser cruciales. Nadie quiere comprar un enrutador Huawei de gama alta que solo esté completo en un 95 por ciento.

Pero en la expansión internacional, empresas como Google le dan a Huawei una plataforma común para clientas fuera de China. Sus teléfonos vienen cargados con Google Play, la aplicación y tienda de medios, así como aplicaciones populares como Gmail y YouTube. Su licencia para usar Android le da a Huawei acceso a actualizaciones de seguridad y nuevas características.

Sin la cooperación de Google, Huawei tendría que crear su propia versión de Android o utilizar su propio sistema operativo. Muchas clientas en lugares como Europa preferirían no lidiar con ese problema. China ha estado tratando de construir sus propios sistemas operativos en las últimas tres décadas, pero no ha tenido mucho éxito.

En China, muchas personas ven los movimientos estadounidenses como una estrategia desnuda para detener a una competidora china en ascenso. Estados Unidos no pueden vencer a la innovación de Huawei por lo que utilizará el poder del gobierno para mantener bajo control a una rival china.

Otras en China señalan que las propias barreras del país contra las competidoras son una estrategia que provocaría represalias tarde o temprano. En algún momento, Estados Unidos estaba obligada a utilizar la reciprocidad para lidiar con un mercado chino cerrado de Internet. Una publicación de un blog popular explicó que la reciprocidad se ha traducido en “beneficio mutuo” en chino, lo que explica por qué muchas en China no entendieron que la idea podría ser usada como represalia.

Otra publicación de blog popular impulsa el punto aún más claramente.

“Has estado oponiéndote a los EE. UU. durante muchos años”, sostiene. “Tenés que estar preparada por mucho tiempo para que Estados Unidos se te oponga un día”.