Cómo evitar que tu teléfono grabe tus conversaciones

tu telefono te espía

Encontrarte con que tu teléfono te graba sin tu permiso, es una de las cosas más desagradables que pueden pasarte revisando la configuración de tu cuenta de Gmail. Las asistentes virtuales (que es la forma en que han llamado a ese software que nos monitorea el 100% del tiempo), son un canal perfecto para vender nuestra identidad en caso de que nos estemos protegiendo con ad blockers, VPN y la mar en coche. Si querés que el teléfo no te espíe, instalá Replicant, o en su defecto LineageOS, pero no sigas usando el Android que te vino instalado porque por ese camino, no hay forma confiable, producto de que tenés que creerle al sistema que desarrolla la misma empresa que te espía.

De un tiempo a esta parte, la gente se supo que labura en Amazon estaba escuchando y revisando las conversaciones grabadas por su dispositivo (Amazon también tiene un mic en las casas de la gente que desea pagar por que la espíen), según dijeron ellas, es para mejorar el funcionamiento de su inteligencia artificial. Pagarles el desarrollo y educarles la inteligencia resulta un abuso ¿no?

Por suerte hay forma de configurar los equipos para que no te graben, lo que no significa que no te vayan a espiar, pero por lo menos es un consuelo. Se trata de un proceso sencillo, así que lo tiramos cortito y al pie:

1) Andá a la sección ‘Mi actividad de Google’ que es el lugar donde se almacena toda la actividad relacionada con los servicios de esa corporación de la trata digital de personas.

2) Abrí el menú desplegable dándole clic al ícono de los tres puntitos que está arriba a la derecha y luego dale a ‘Controles de la actividad de tu cuenta’.

3) Andá para abajo, ahí vas a encontrar un apartado titulado ‘Actividad de voz y audio’, desactivalo. Et voilà.

NOTA: Te van a amenazar y te van a decir que ciertas funciones no estarán disponibles ¡no les des pelota! Desactivá tranquila que tu vida vale más que la comodidad de hablarle a tu teléfono para que te haga búsquedas insípidas en Internet. Entre otras cosas te va a hablar de una ‘grave consecuencia’ que es que el software no te reconozca… ¡Qué grave! ¡Es justo lo que queremos!

En caso de que quieras que te vuelvan a espiar, podés hacer el mismo recorrido y activar las funciones. Algo que tenés que tener en cuenta, es que pausar la grabación no significa detener el resto de las actividades, por lo que la sección de ‘Mi actividad de Google’ seguirá mostrando tu vida cotidiana y haciendo un seguimiento de todo lo que hagas. La única diferencia es que el historial no tendrá tus grabaciones de voz.

En fin. Un pasito más lejos del encierro, uno más cerca de reducir el espionaje. Sólo resta formatear e instalar un sistema operativo que no te espíe.

¡Happy Hacking!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.