/Cómo elegir una tablet

Cómo elegir una tablet

Últimamente he visto muchas tablets, sobre todo en el ámbito en el que me estoy moviendo, la gente las utiliza como si fuera una notebook liviana. Pero la verdad, dudo mucho que la tablet sea al smartphone lo que la netbook a la notebook, por memoria, por capacidad, porque siempre veo a las tablets como un bicho enorme al que le cabe el triple de hardware que a un smartphone pero le ponen la mitad, y porque, claro está, la´unica vez que compré una tablet fue para mi ex, que poco después me dejó (por suerte no fue por eso), por lo cual no pude usarla y el hecho te haberla comprado hace un tiempo sólo sirvió a que ella la pueda disfrutar. Cosa que me parece bien, pero no me enseña de tablets. Ahora ¿qué hay que tener en cuenta para comprar una?

Uso

Lo primero que hay que tener en cuenta es el destino que le vas a dar a la tablet. Cada usuaria puede tener uno diferente en mente, pero es algo que va a condicionar el proceso de compra, menos que el presupuesto claro, pero bastante. Algunas personas quieren la tablet para navegar, jugar, descargar apps y ver series. Está más cercana al ocio y al consumo cultural. Otras, querrán una para trabajar o estudiar además de lo anterior. Si sos gamer, da lo mismo qué tablet quieras, necesitás una potente, y si tenés presupuesto, comprate una de esas, que tienen chiches muy lindos. Siempre preguntate para qué querés usar la tablet.

El tamaño de la pantalla

La variedad es abrumadora, te recomiendo ir a algún local a ver la que hayas buscado en Internet, probarla, sostenerla, ponerte en situación y estudiar si te resulta cómoda, ya que la relación pantalla/tamaño/peso es muy fuerte, producto de que la pantalla es lo que más batería va a consumir, la batería lo que más peso tiene y el tamaño lo que hará que sea agradable de operar y al mismo tiempo de ver. Una tablet enorme y pesada, no te sirve sin buena batería, pero tal vez además te moleste al sostenerla mientras la usás. En mi opinión, las pantallas de 10,1 pulgadas, para tablets, están muy bien.

Pero eso no es todo, también está la resolución, podés optar entre HD y HD+ en general, pero también las hay con Full HD y Full HD+. Fijate que es interesante tener alguna con panel AMOLED, pero esto último sólo lo he visto en SAMSUNG y NO LE RECOMIENDO A NADIE COMPRAR UNA TABLET SAMSUNG producto de que están hechas para ser incompatibles y forzarte a usar el ecosistema de esa corporación.

Procesador, RAM y almacenamiento

La mayoría de los procesadores de smartphone pueden incorporarse en una tablet, si tenés un procesador preferido, buscá ese. Samsung y Huawei tienen en este segmento lo mismo que incorporan en sus teléfonos, así que si querés algo más potente que tu teléfono, no compres el mismo como Tablet, porque sino lo que vas a comprar es un teléfono grandote, nada más. En cuanto al tamaño, una RAM de al menos 3 GB es recomendable, así te garantizás una experiencia fluida, a nadie le gusta que se le trabe una película o perder una final porque se congeló/cerró la app. En cuanto a almacenamiento, siempre que la tablet permita ampliarlo (usando tarjetas SD,por ejemplo) y puedas ocuparlo gradualmente, no te compliques mucho, pero si tenés para gastar, al menos 64 GB es un buen número.

Ojo con las tablet que tienen Windows 10 porque… tienen un Windows 10 y ese es un sistema Windows 10.

Cámaras

Las cámaras se han tranformado en algo importante y empiezan a sumar cada vez más funciones. Dicen algunas que la frontal es la más importante, bueno, si pensás usar más esa cámara que la posterior, entonces lo es, pero en realidad lo importante es que se adecue a lo que querés hacer. No suelen incorporar una gran cámara, pero son buenas para fotos más pasatistas, pero será de suma utilidad para escanear documentos y otras funciones interesantes.

Conectividad

Este es un buen punto. Estos aparatitos, si no vas a llenarlos de material offline, son un perno si no tenés conexión, salvo que quieras un reproductor de MP3 tamaño baño. Todas las tablets tienen WiFi y Bluetooth, pero muchas incorporan paquete de datos. Esto las transforma, efectivamente, en un celular grandote, pero te suma portabilidad, por lo que si no querés que te llamen a la tablet, simplemente ponele un chip con paquete de datos y no le des el número a nadie. Y shátá.

Es recomendable buscar una que tenga la versión más reciente de Bluetooth y un WiFi compatible con todas las normas (a/b/g/n/ac), está bueno que también cuenten con NFC, que no es esencial, pero garpa, por ejemplo, si usás la tablet para hacer pagos.

Los puertos disponibles también son importantes: buscá algo con USB y USB-C. Ojo si comprás una que sólo tiene el último, ya que vas a perder la compatibilidad de los modos de carga, pero sarna con gusto no pica. Algo importante también y que se suele pasar por alto: buscá una que tenga conector para auriculares.

Batería

Tal vez la reina de nuestra estabilidad. No te fijes sólo en la capacidad sino en la autonomía. Una tablet con una batería enorme que se consume rápido termina enchufada y poco portátil en los minutos que demora en descargarse. No bajar de 7000 mAh es buena idea.

En fin, una escueta guía con la que elegir una tablet, que te va a permitir poder comprar algo que te sirva y rinda.

¿Cuál te recomendamos?

Las motorola y ASUS, son copadas. Nos gustaría poder experimentar más con este tipo de equipos, pero la gente que los vende es bastante estúpida y no nos los provee para pruebas, así que podemos hablarte de tablets en general pero no de la más reciente, porque nosotras tampoco podemos comprarla, y si las cosas son así, tampoco queremos.

¡Happy Hacking!

Periodista, ex directora, ex docente, ex trabajadora, ex uberante. Productora musical, militante social, murguera, programadora, diseñadora. Hacker.