Game of Thrones: mirá el segundo capítulo de la octava temporada #GOTS8E2

Hoy te traemos el segundo capítulo de la octava temporada de Game of Thrones. Así sin vueltas. Podés encontrar el link al final de esta nota. Pero queremos dedicarle unas palabras al compendio de malandras, desubicadas y autoritarias que se dedica a spoilear sin hacer ningún tipo de advertencia a sus amigas sobre la presencia de un spoiler. Curiosamente es gente que se pondría como loca si una le spoileara algún pedacito, algún dato menor, minúsculo e irrelevante en la historia.

Desde ayer Instagram, o al menos el feed personal de esta redactora, y muchos sitios vinculados a tecnología, se encuentran plagadas de spoilers, comentarios, exclamaciones. Hay que destacar que no es necesario adelantar ninguna información para poder compartir un pensamiento, que los spoilers NO son necesarios. Querida Internauta comprometida con una serie o un contenido: dejá que el resto de las usuarias también se sorpendan como vos, la sorpresa, el giro inesperado y otras tantas características de este tipo de series, son inherentes a un contenido. No, no sos más copada, ni más inteligente, ni mejor persona (creo yo, todo lo contrario en cada caso) por adelantar un dato de una serie. La frase ‘qué buena la parte en que matan a Willy’ puede redactarse como ‘me encantó el final de Liberen a Willy’ y de muchas otras formas, ‘che, qué bueno X momento’ puede señalarse sin describirlo.

Este es un llamamiento a que no nos castren la alegría por adelantar un dato que no necesitamos leer. Por suerte he logrado mantenerme al margen de los spoiler, al menos hasta ahora, pero el hecho del riesgo o la inminencia de alguno genera una experiencia de cuarta. Por mi parte, voy a dejar de seguir, borrar y hasta bloquear (de acuerdo a la gravedad del spoiler) a todas mis amigas en redes antisociales que me adelanten un dato, cualquiera, que me permita saber de manera adelantada o descifrar un dato antes de que suceda.

Que un compendio de giles no nos quite el derecho a sorprendernos, que ya bastante hace por eso la hipercomunicación y la hiperexposición de contenidos en las redes. Con eso alcanza.

¡Happy Hacking!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.