/¿El mayor problema de Apple? Mi mamá

¿El mayor problema de Apple? Mi mamá

Cuando Apple perdió más de u$s 75 mil millones en la bolsa la semana pasada después de un anuncio sorpresa de que esperaba ventas de iPhone más bajas que las proyectadas originalmente, la compañía culpó a China por sus problemas en China, donde la desaceleración de la economía y la guerra comercial con EEUU han perjudicado las ventas.

Pero Apple tiene un problema mayor mucho más cerca de casa, en una ciudad pequeña y frondosa de Ohio.

Ahí es donde vive mi mamá. Es una jubilada relativamente experta en tecnología y una gran fanática de Apple que ha usado muchos de los productos de la compañía a lo largo de los años. Aprendí a escribir en un Apple IIGS en su oficina, y ella fue una de las primeras en adoptar el iMac turquesa original. En estos días, ella usa su iPhone para revisar Facebook e Instagram, hablar con sus amigas y familiares y jugar a la solitaria y Words With Friends.

Su teléfono no es el último modelo, es un iPhone 6S de tres años, y le faltan algunas de las funciones más recientes. No puede tomar fotos en modo retrato con una cámara de doble lente, una función introducida en el iPhone 7 Plus, y no puede desbloquear su teléfono con Face ID, que se introdujo en el iPhone X en 2017. La batería de su teléfono podría ser mejor, y el dispositivo a veces se queda sin espacio de almacenamiento.

Pero ella está contenta con eso y no siente la necesidad de actualizar. También tiene un Apple Watch de primera generación y un MacBook Air de varias versiones anteriores, ninguno de los cuales planea reemplazar en un futuro cercano.

“El teléfono que tengo hace casi todo lo que necesito”, dijo cuando la llamé para preguntarle por qué no se había actualizado a uno de los modelos más nuevos. “¿Por qué pagar u$s 800 por uno nuevo sólo para estar al día? Mis necesidades no son tan complicadas”.

La mayoría de las periodistas que escriben sobre tecnología para ganarse la vida (incluyéndome a mí) son adoptadores tempranos de tecnología: usuarias poderosas a las que les gusta tener los últimos dispositivos y que están dispuestos a desembolsar dinero para una experiencia un poco mejor. Para algunas de estas personas, el anuncio de Apple ha sido un shock que augura un desastre potencial para la compañía.

Pero para mi mamá, y para las muchas personas que probablemente están en su situación, la desaceleración de las ventas de iPhone de la compañía no es para nada un desastre. De hecho, tienen mucho sentido y no tienen mucho que ver con China.

En una carta a las inversionistas que explican el pronóstico peor, Timothy D. Cook, directora ejecutiva de Apple, asintió ante una demanda menor a la esperada para las actualizaciones de iPhone, diciendo que las consumidoras se estaban “adaptando a un mundo con menos subsidios de operadoras”.

Apple también se enfrenta a la competencia de rivales como Samsung y Huawei, que han inundado los mercados internacionales con androides de menor costo que, en muchos casos, son tan funcionales como los iPhones. Y, sí, hay temas relacionados con la guerra comercial de Trump con China y una desaceleración económica general en el país.

Una deuda escolar de cosmetología de $ 21,000 y un trabajo de $ 9 por hora

Pero el impacto más importante en el balance final de Apple puede ser de las personas que mantienen sus teléfonos durante más tiempo. En 2015, los iPhones fueron reemplazados después de aproximadamente dos años, en promedio, según BayStreet Research, una firma que rastrea las ventas de teléfonos inteligentes. Ese período ha aumentado a aproximadamente tres años, y se espera que crezca aún más.

“Vamos a pasar a ciclos de reemplazo más largos, principalmente porque el costo es más alto”, dijo Chris Caso, una analista de tecnología de Raymond James.

Muchos de los problemas de Apple son comunes a las fabricantes de teléfonos inteligentes. Los componentes dentro de los teléfonos más nuevos, como la memoria adicional y la tecnología de pantalla mejorada, son más caros que los componentes más antiguos. Los teléfonos reacondicionados y usados ​​también están disponibles más fácilmente, y las operadores no están subsidiando las compras de teléfonos nuevos tanto como lo hacían antes, lo que significa que el costo inicial para la clienta es más alto.

“Solía ​​ser que por u$s 650, tenías todas las características nuevas, una mejor pantalla, todo”, dijeron. “Ahora, para poner más funciones en el teléfono, cuesta más plata”.

También hay variables específicas de Apple. La última versión de los sistemas operativos móviles de Apple, iOS 12, fue diseñada para mejorar el rendimiento de los dispositivos más antiguos. (Esto fue un cambio refrescante de las actualizaciones anteriores de iOS, que tendían a moler a los modelos más antiguos). Con una mejor resistencia al agua y pantallas más resistentes, los iPhones son más resistentes físicamente de lo que solían ser. Y la lista de nuevas características imprescindibles se ha reducido. Con algunas excepciones, como Face ID y emojis animados, no hay nada que puedas hacer con un nuevo iPhone que no puedas hacer con uno de hace varios años.

Apple también recibió un impacto de su programa de reemplazo de baterías, que ofrecía grandes descuentos a muchas clientas luego de que la compañía fuera acusada de desacelerar los iPhones más antiguos. Eso llevó a algunas usuarias a reemplazar sus baterías en lugar de su iPhone completo.

Un iPhone más duradero incluso podría ser ideal para la rentabilidad a largo plazo de Apple. Como señala Brian Barrett en Wired, “un iPhone que dura más tiempo mantiene a las clientas en el ecosistema iOS por más tiempo”, y están más dispuestas a mantener sus suscripciones de pago a Apple Music, iCloud y otros servicios de Apple.

El ciclo de reemplazo más largo de Apple puede ser un fenómeno temporal, si las tecnologías más recientes, como la compatibilidad con las redes móviles 5G, que se espera que lleguen a los iPhones en 2020, llevan a aplicaciones populares que no funcionan en terminales más antiguos.

“Si hay una aplicación, tal vez Fortnite 2, que no puedo ejecutar con mi iPhone existente, habrá un nuevo iPhone en la lista de compras de todas las adolescentes”, dijo una vocera.

Pero por ahora, mientras que las inversionistas pueden estar descontentas con las ventas a corto plazo de la compañía, el resto de nosotras deberíamos animarlas como una señal de progreso en dar a lqs clientqs lo que quieren: teléfonos robustos y confiables que no se vuelven obsoletos tan pronto como sea posible. Llega el nuevo modelo.

Cuando le pregunté a mi mamá qué le haría actualizar a un iPhone más nuevo, ella dijo que podría hacerlo si aparecía una nueva característica asesina, o si sus aplicaciones favoritas ya no funcionaban. Pero al final, admitió que eso no era probable.

“Hasta que lo suelte y lo rompa, probablemente lo guarde”, dijo.

Vía NYT

Columnista de tecnología, NYT. Todo estará bien, lo prometo. Kevin.roose@nytimes.com