/Apps para Mindfulness: “Ser feliz no tiene por qué ser barato”

Apps para Mindfulness: “Ser feliz no tiene por qué ser barato”

No sé por qué, pero tengo una afición a los loops. Me encantan. Sobre todo loops como el de hoy: una app para meditar… ¿De qué manera puede ser un loop? Siendo útil. Una de las necesidades que más cercanas aparecen en el escenario de muchas personas es abandonar la hipercomunicación. No te asustes, no estoy hablando del teléfono, estoy hablando de la necesidad imperiosa de estar comunicadas con cuanta persona podamos (y al instante). Los smartphones ya no sólo copan nuestras vidas, además las determinan, el asunto es que sí pueden ser de utilidad (aunque no sabemos si sea o no el caso de hoy). El problema no son las herramientas sino el uso que les damos.

El término mindfulness viene ganando cierto protagonismo últimamente. Es la forma sajona de llamarle a tomarnos un tiempo para pensar, estar atentas intencionalmente a lo que hacemos. Esta filosofía invita a vivir en slowmotion, para centrarnos más en el presente y enfocarnos en nosotras mismas. No es algo que deba hacerse exclusivamente bajo el paradigma, reglas y comportamientos previstos por ese movimiento, también podemos simplemente pensar un poco más, sin que eso se transforme en una salida espiritual, o lo que queramos.

El Mindfulness App

No nos sorprende que ante el estresante nivel de vida que llevamos actualmente a muchas se nos haga cuesta arriba terminar la semana sin dolores de cabeza. Si ese es tu caso “El Mindfulness App” te ayudará en los primeros pasos hacia la relajación ¿Cómo? A través de meditaciones guiadas. Su prueba gratuita (porque no nos imaginemos que tendremos paz sin pagar) nos dará 5 días para disfrutar de todas las sesiones. Su notificación diaria te recordará la importancia de dejar todo y pararte a meditar.

Algo muy inteligente (y esclarecedor) de las desarrolladoras es que ofrecen muchísimas posibilidades… pero no podés usarlas sin pagar. Algo que nos lleva directamente a meditar: ¿esta gente quiere realmente ayudarme? Se puede responder de muchas formas, la primera sería ‘Gratis, no’.

El uso de estas plataformas implica algo a lo que no estamos muy acostumbradas: el silencio absoluto. Es una de las nociones básicas del asunto que aprenderás desde la primera clase.

La más codiciada

Petit BamBou está marcando tendencia, ya tiene versión en castellano y parece ser que la simplicidad que acaba por atraer a todo usuaria. Cuenta con una interfaz limpia en la que predomina el color blanco, con la que te invita a iniciar el camino hacia el ‘Descubrimiento’ y dar tus primeros pasos. Para esto podés utilizar videos de extensión variable (el primero dura unos 15 minutos) que funcionan con una suerte de capitulación: no podés saltearlos y para ir avanzando tenés que ver cada uno, lo que te llevará a ascender escalón por escalón hasta convertirte en una meditadora profesional, según esta app.

La app plantea un árbol de categorías a las que suscribirse (pagando, claro está), para completar tus conocimientos sobre mindfulness: serenidad natural, alimentación consciente, meditación en el trabajo y hasta un total de 18 programas entre los que escoger. Jerarquizados también por su complejidad, ya que la senda hacia la paz interior es ardua y no se consigue de un día para el otro.

Y sin duda lo que más nos seduce de esta herramienta es su pestaña “Juntas”, en la que la usuaria puede comprobar cuántas personas están practicando mindfulness al mismo tiempo. Petit BamBou está ayudando a combatir el estrés y parece que sus usuarios lo notan.

En fin, esperemos que a vos sí te gusten estas apps, en caso de que te parezca buena idea pagar por que tu teléfono te de indicaciones sobre cómo tenés que vivir tu vida. Ah, no, eso lo hace una persona desde alguna parte del mundo, que le da indicaciones a tu teléfono para vos seas feliz. ¡Felicidades!

¡Happy Hacking!

Periodista, ex directora, ex docente, ex trabajadora, ex uberante. Productora musical, militante social, murguera, programadora, diseñadora. Hacker.