Telegram acusa a Apple de colaborar con la inteligencia Rusa

Apple se metió en medio de una larga disputa el jueves entre la aplicación de Telegram y el gobierno ruso, que ha intentado cerrar el servicio ya que se negó a ayudar a Moscú a interceptar las comunicaciones enviadas a través de su plataforma.

Pavel Durov, la fundadora de Telegram, acusó a Apple de negarse a permitir que el software del servicio de mensajería se actualice en todo el mundo después de que las autoridades rusas ordenaran a la fabricante de iPhone eliminar Telegram de la tienda de aplicaciones de Apple. La aplicación entró en conflicto con las autoridades rusas por negarse a cooperar con las agencias de seguridad del país.

La acusación del Durov es significativa porque socava la importancia que la directora ejecutiva de Apple, Timothy D. Cook, ha otorgado a la privacidad y la comunicación encriptada, y agrega a la crítica que la empresa acepta con demasiada facilidad las demandas de los gobiernos en mercados extranjeros importantes. El año pasado, Apple aceptó las reglas del gobierno chino para eliminar aplicaciones de su App Store que permitían a las usuarias evitar la censura en línea del país a través de redes privadas virtuales.

Los compromisos conflictúan las relaciones de Apple con las autoridades de Estados Unidos. En 2016, Apple fue llevada a los tribunales por negarse a ayudar a la Oficina Federal de Investigaciones a obtener acceso a mensajes encriptados enviados por personas investigadas por el estado.

«Rusia prohibió Telegram en su territorio en abril porque nos negamos a proporcionar claves de descifrado para todas las comunicaciones de nuestras usuarias a las agencias de seguridad rusas», dijo Durov en un comunicado publicado en su canal oficial de Telegram. «Creemos que hicimos lo único posible, preservando el derecho de nuestras usuarias a la privacidad en un país con problemas».

«Desafortunadamente, Apple no estuvo de nuestro lado», continuó.

Nacido en Rusia, Durov abandonó el país en 2014 después de perder el control de Vkontakte, la rival de Rusia en Facebook. En 2013, fundó Telegram y lo vendió como una de las pocas formas restantes de comunicarse, evitando los servicios de inteligencia. La aplicación fue particularmente popular en Rusia e Irán, donde también ha sido bloqueada. En marzo, la compañía dijo que Telegram había llegado a 200 millones de usuarias activas diarios.

Durov dijo que aunque Rusia representaba solo el 7 por ciento de la base de usuarias de Telegram, la decisión de Apple le prohibió actualizar el software para todos sus usuarias en todo el mundo desde mediados de abril. Dijo que eso significaba que Telegram tampoco podía cumplir plenamente con las nuevas reglas de privacidad implementadas en la Unión Europea la semana pasada.

La situación pone de relieve la desordenada función de guardián de puerta que desempeña Apple, con su App Store actuando como la principal forma en que las personas pueden descargar aplicaciones, junto con la Play Store de Google. Apple se encuentra atrapada entre los intereses de las aplicaciones de mensajería cifradas como Telegram y Signal, que quieren evitar que alguien intercepte las comunicaciones entre las usuarias, y los gobiernos, que quieren acceder a los mensajes para identificar los riesgos de seguridad y otros problemas.

Las autoridades rusas han dicho en repetidas ocasiones que Telegram es una amenaza, alegando que muchas personas lo utilizan para coordinar sus esfuerzos. Sin embargo, las activistas de derechos humanos rusas y muchas usuarias apolíticas vieron el movimiento como un intento del Kremlin de restringir las libertades y como el primer paso en un plan más amplio para introducir la censura en línea.

Miles de personas se congregaron en el centro de Moscú a fines de abril para protestar por el cierre.

El organismo de control del gobierno ruso, Roskomnadzor, ha estado tratando de bloquear a Telegram desde finales de abril, cuando un tribunal de Moscú abrió el camino para que lo haga. La agencia acudió a los tribunales después de que la aplicación se negara a compartir sus claves de cifrado con los servicios de seguridad rusos.

Hasta ahora, los intentos de cerrar Telegram han sido torpes, con la aplicación disponible en muchos dispositivos en Rusia, incluidos algunos que comenzaron a utilizar redes privadas virtuales o VPN para ocultar su ubicación geográfica a las autoridades.

Con el fin de obstaculizar el acceso a la aplicación, las autoridades rusas tomaron el paso inusual de cerrar segmentos enteros de la internet rusa. Muchas pequeñas organizaciones, incluidas las escuelas de idiomas y los museos, también se han bloqueado.

Vía NYT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.