Categorías Jautu

Google te está grabando sin que lo sepas: cómo desactivarlo

Advertisement

Google obtiene de nosotras toda la información que se le antoje. Y no lo hace sólo espiándonos la navegación, además nos graba sin que lo sepamos y lleva un registro completo de toda nuestra actividad. Según Google, el hecho de grabarnos no es inconveniente porque esas grabaciones sólo podemos escucharlas nosotras… ¿qué sentido tendrá entonces para ellas, que no pueden grabarnos, desarrollar el software para esas grabaciones? Por razones como la anterior, a quien esto escribe, la idea de lograr con configuraciones que esta corporación de la trata digital de personas deje de vendernos le parece un eufemismo. Pero de igual manera creo que es mejor que te rastreen lo menos posible, y esa posibilidad justifica escribir esta nota.

¿Qué hace Google con nuestras grabaciones?

En la pestaña ‘mi actividad’ de Google veremos el registro de todas las acciones que llevamos adelante a diario. No resulta extraño porque Google posee todo el sistema que utilizamos a diario y además, desarrolla el alma del aparato que pagamos para que nos espíen a cambio de enviarnos memes con fluidez. El asunto, es que cuando llegamos al apartado de audios nos topamos con que no somos las únicas que podemos acceder a nuestro aterial.

No es lo mismo decir que escribir, porque la voz es uno de los vectores de control biométricos más potentes, ya que en ella puede percibirse un compendio de situaciones que sólo se expresan en nuestra voz, como es el ritmo de la respiración, el acento, la dicción, y afines. Tu voz te individualiza, y eso es lo que vende Google: individualidad. Google usa nuestro micrófono para muchas cosas, y por eso está 100% del tiempo activado. Desde el dictado de voz a Google Assistant, distintos comandos son tomados ‘al aire’ de nuestras conversaciones.

¿Qué podemos hacer?

Posts relacionados

Primer paso: borrar toda la actividad

Accediendo a nuestro registro podremos borrar toda la actividad que Google nos permite borrar. Google los recaba pasivamente y desde siempre, por lo que lo más probable es que tengas un registro muy antiguo y en consecuencia… plagado de audios tuyos grabados por esta corporación. Para esto, luego de acceder, tenés que clicar en los 3 puntos junto a los archivos que querés eliminar y… listo. Eso sí, tené en cuenta que el registro comienza cuando comenzaste a usar un teléfono con Android, por lo que lo mejor es remontarse al registro creado hace varios años.

En la ventan del filtro que tenemos a disposición hay un menú para las fechas, allí poné que querés ver toda la actividad desde siempre. Por suerte podés filtrar acciones específicas, pero lo mejor es borrar todo, que no quede nada tuyo allí.

Segundo: quitar a Google el acceso a nuestra vida

Esto será algo polémico, pero las mejores alternativas son dos: dejar de usar un teléfono celular es la que te protegerá 100%, en caso de que quieras seguir con un dispositivo de trackeo personal, podés quitar el Android que viene por defecto en tu teléfono e instalar LineageOS o cualquier otra distro comunitaria, esto reducirá el espionaje pero sólo un poco, no porque LineageOS te espíe, sino porque las apps que instalamos lo hacen. En tercer y último lugar, podés configurar la app de Google para que no pueda acceder a tu voz. Esto se hace desde la pestaña de Ajustes, donde clicando en las tres líneas de la derecha podés ir al apartado de ‘voz’ y desactivar el reconocimiento de voz sin conexión y otros ajustes que veas.
Como la gigante de la trata digital de personas se dedica a encarpetar a cada persona, además de esto tenés que eliminar el ‘modelo de voz’ que la empresa ha tomado de tus conversaciones (un perfil, todo lo que hace que tu voz sea tu voz), desactivá también la opción ‘Decir Ok Google en cualquier momento’ y luego quitá completamente los permisos para usar comandos de voz tanto en el buscador como en Google Assistant.

Falta el toque final: quitarle a Google, y por completo, el permiso de acceso al micrófono. En caso de que estés en Android Nougat, tenés que ir al apartado de aplicaciones, en caso de que estés en Oreo, esto puede encontrarse en ‘Aplicaciones y notificaciones’ y luego dentro de ‘Permisos de aplicaciones’. Si no ves nada, entonces usá el buscador, porque las opciones están. Una vez que los encuentres, quitá los permisos.

Y lesto. Ya está Google un poco más afuera de tu vida.

¡Happy Hacking!

Advertisement
Compartir
Pablo Lozano

Periodista, ex directora, ex docente, ex trabajadora, ex uberante. Productora musical, militante social, murguera, programadora, diseñadora. Hacker.

Comentá

Posts recientes

Cómo bloquear la publicidad de Facebook, Instagram, Twitter y resguardar tu privacidad

En este momento se está dando una batalla muy interesante entre la corporación de Zuckerberg…