Categorías GeoWeb

Futurología: Bienvenidas a la Internet Post-Texto

Cortita y al pie: lo que estás haciendo ahora, leer prosa en una pantalla, está pasando de moda.

Estamos haciendo un inventario de Internet en este momento, con escritoras que cubren el mundo digital catalogando algunas de las corrientes más importantes que lo configuran. Si investigas esas corrientes y mirás hacia el  futuro enfocando el año que viene en Internet, hay algo que queda claro: la narrativa definitoria de nuestro momento en línea se refiere a la disminución del texto y al alcance explosivo y el poder del audio y el video.

La Internet multimedia ha estado ganando en la Internet basada en texto durante años. Pero el año pasado, la historia se aceleró drásticamente, y ahora el audio y el video son imparables. Antes, las voces sobresalientes de una sociedad estaban en las páginas webs.  Ahora están haciendo podcasts, programas de Netflix, memes de propaganda, canales de Instagram y YouTube, y aplicaciones como HQ Trivia.

Pensá en las innovaciones digitales más consumidas por el centro de la ciudad digital: los asistentes parlantes que fueron el éxito de las fiestas, el teléfono de lectura facial de Apple, la inteligencia artificial para buscar fotos o traducir el lenguaje hablado y la realidad aumentada, que inserta cualquier imagen digital en una vista en vivo de tu entorno.

Estos avances tienen que ver con cámaras, micrófonos, tu voz, tus oídos y tus ojos.

Posts relacionados

Juntos, todos nos envían el mismo mensaje: Bienvenidas al futuro post-texto.

No es que el texto se vaya por completo. Nada en línea nunca muere realmente, y el texto todavía tiene sus éxitos: del blog Whistle-blowing publicado por Susan Fowler el año pasado sobre el acoso en Uber a #MeToo, el texto está en el centro del movimiento social más reciente.

Aún así, apenas hemos comenzado a vislumbrar las posibilidades más profundas y más cinéticas de una cultura en línea en la que el texto retrocede a un segundo plano, y los sonidos y las imágenes se convierten en el lenguaje universal.

Internet nació en texto porque el texto fue una vez el único formato que las computadoras entendieron. Luego comenzamos a darles a las máquinas ojos y oídos, es decir, se inventaron los teléfonos inteligentes, y ahora les proporcionamos cerebros para descifrar y manipular multimedia.

De repente, el guión se volteó: ahora a menudo es más fácil comunicarse con las máquinas a través de imágenes y sonidos que a través del texto.

Es más que sólo hablar con asistentes digitales. La inteligencia artificial pronto nos permitirá buscar e indexar gran parte del repositorio mundial de audio y video, dando a los sonidos e imágenes un poder que ha mantenido el texto dominante en línea durante tanto tiempo. En la temporada pasada de “Silicon Valley” de HBO, hubo una broma sobre una aplicación que te ayudó a identificar cualquier cocina, SeeFood. Semanas más tarde, Pinterest introdujo una aplicación así; junto con Google, la red social está desarrollando software para identificar cualquier objeto visual.

Tech no sólo hizo que lo multimedia fuera más fácil de producir. También democratizó formatos que no son de texto, que durante mucho tiempo sólo habían sido accesibles para los estudios. El Podcasting se convirtió en algo así como el nuevo blogging, una forma para aficionadas comprometidas y obsesivas para sondear los remolinos y misterios poco explorados de la vida. Hay un podcast de una chica que pasa más de una docena de episodios explicando el genio del quinto álbum de estudio de Kanye West. Lo hace utilizando un tesoro de material documental que encontró, ¿en qué otro lugar? – en Youtube.

Mientras tanto, las redes sociales impulsaron a muchas creadoras de material multimedia hacia un público potencial, permitiendo a la audiencia conectarse y debatir el trabajo, profundizando la relación de las fanáticas con niveles de obsesión.

Es un tipo de pasión que finalmente lo convierte en un tipo de arte fundamentalmente nuevo y más profundo. Mirá todo el espacio que Internet abrió para enloquecidas combinaciones de ideas. El mejor show reciente de Netflix, “American Vandal”, es una parodia de “Serial”, el podcast del verdadero crimen, y “Making a Murderer”, otro programa de Netflix.

La transición a multimedia no será fluida. Los modelos comerciales apenas se prueban. Para varios sitios de noticias, el pivote del video terminó en una quiebra que ahora le dará a Facebook y Google un poder de mercado aún mayor. Muchas anunciantes de podcasts podrían explotar mañana, llevándose todo el auge con ellas.

Sin embargo, las preguntas financieras pueden ser la menor de nuestras preocupaciones. Una cultura en línea regida por imágenes y sonidos en lugar de texto va a alterar mucho sobre cómo entendemos el mundo que nos rodea.

La neblina de desinformación que se cierne sobre la vida en línea sólo se oscurecerá con la multimedia: piense en su teléfono como un estudio de efectos visuales de Hollywood que podría usarse para hacer que cualquiera parezca decir o hacer algo. La capacidad de buscar audio y video tan fácilmente como buscamos texto significa, efectivamente, el final de cualquier espacio privado.

Luego está la cuestión más básica de cómo las imágenes y los sonidos alteran nuestra forma de pensar. Un sistema de información dominado por imágenes y sonidos valora la emoción sobre la racionalidad. Es un mundo donde los lemas y los memes tienen más poder de adherencia que argumentos. (¿Te recuerda a algo?) Y alguien piense en las niñas: ¿sabés cuánto poder tiene YouTube sobre tus hijas? ¿Tenés miedo de averiguarlo?

Pero, ¿qué vamos a hacer? Parece que no hay vuelta atrás ahora. El texto hoy tiene lugar en los muros.

Vía Farhad Manjoo

Compartir
Comentá

Ver comentarios

Posts recientes

Ultimátum de WhatsApp: Podará tu cuenta hasta matarla

Resulta curioso cómo paulatinamente vamos naturalizando la censura que a diario ejercen corporaciones sobre nosotras.…