Categorías En primera persona

El amor y la eternidad

Pido disculpas a aquellas lectoras desprevenidas que se han subscrito a Huertas Urbanas pensando que se trataba solamente de un compendio de técnicas de cultivo vegetal, repito acá que en verdad ansiamos cultivar el espíritu humano -aunque a veces ni se note-.

El artículo de esta noche me servirá para no olvidar las palabras de mi hija mayor, no sé si tiene sentido divulgarlo, pero quizá compartiendo la emoción con otras personas se genere algo bueno.

Eran las 11 de la noche, el viento fresco comenzaba a calmarnos luego de un día veraniego mientras paseábamos por el centro. Las hermanitas se reían y jugaban, hacían monerías, eran muy felices, nos sentamos en un banco de madera y nuestra hija de cuatro años le dijo a su madre “cuando las dos seamos viejas, vos me vas a teñir el pelo a mí y yo a vos…” y después lanzó esta frase fulminante:  “te abrazo fuerte porque no me quiero morir otro día”

Una vez más, alguna de nuestras hijas me enseñó algo, pero algo grosso, profundo, aprendí algo que no sé bien qué es, quizá es que entendí ciertamente por qué existen las religiones, o por ahí pude percibir alguna otra verdad, o vivir el amor en su estado más puro.

Vía Huertas Urbanas

Posts relacionados
Compartir
Pablo Lozano

Periodista, ex directora, ex docente, ex trabajadora, ex uberante. Productora musical, militante social, murguera, programadora, diseñadora. Hacker.

Comentá
Publicado por

Posts recientes

Ultimátum de WhatsApp: Podará tu cuenta hasta matarla

Resulta curioso cómo paulatinamente vamos naturalizando la censura que a diario ejercen corporaciones sobre nosotras.…