/Con GIMP decile chau al Photoshop

Con GIMP decile chau al Photoshop

Hoy te contamos de una grandiosa alternativa a la dictadura de Photoshop.

Gimp es una herramienta de retoque fotográfico de enorme potencia y robustez. Actualmente muchas diseñadoras se encuentran prisioneras de una de las dictaduras más difíciles de sortear en el universo del software: el de las herramientas que sabemos usar. Muchas profesionales se encuentran presas de sus propias herramientas luego de años de no conocer otra cosa. El trabajo en una computadora -y el trabajo en general- suele tener cierto grado de mecanicidad. Esto hace que muchas personas se acostumbren a un determinado software y luego se vuelvan “ciegas” frente a cualquier otro, porque el que usan les resulta cómodo, ya lo conocen, saben sacarle el jugo y -algo fundamental- saben hacer las cosas con velocidad para poder dar respuesta a requerimientos propios de la profesión o maximizar sus tiempos y esfuerzos. Ni te cuento si a eso agregamos que es un terreno donde es muy importante destinar cierto porcentaje de nuestro cerebro a la creatividad.

Hoy te presento GIMP, acrónimo de GNU Image Manipulation Program (programa de manipulación de imagen GNU) que con los años y producto de su calidad y potencial, ha logrado liberar a muchas personas de la tiranía de Photoshop. Este último es verdaderamente potente y archiconocido, pero no sólo es privativo, además es carísimo, por lo que utilizándolo no sólo te encerrás, sino que además lo pagás muy caro, o aceptás que una empresa vulnere tus derechos -o cometés el delito de crackearlo- aunque sepas que esto último nos parece que es discutible a quienes hacemos este espacio.

Aunque a muchas diseñadores les resulte una herramienta “de poca monta”, debo aclarar -de entrada- que esto se debe al encierro del que son víctimas. A que producto de desconocer un programa no saben dónde encontrar las funciones o herramientas a las que están acostumbradas, esto produce cierta desorientación y terminan pensando que esas funciones o herramientas no existen en ningún otro software que no sea Photoshop, o que, se trata de software para “amateurs” (como si a las personas que no se dedican profesionalmente al retoque fotográfico no les interesara la calidad de su software).

Existen tantas diseñadoras que se sienten encerradas en Photoshop y que no pueden liberarse aunque quieran, que un grupo de desarrolladoras creó GIMPShop, se trata simplemente de GIMP con aspecto de Photoshop. Allí todo se llama y ve como en Photoshop, pero estás usando GIMP. En mi caso, hace varios años no uso Photoshop, por lo que no sabría decirte si GIMPShop es 100% igual en estética al Photoshop más reciente. El verdadero problema de GIMP no es su calidad, ni su potencia, sino que no es el software más utilizado para retoque fotográfico.

Como críticas puedo decir que es reclamable la posibilidad de contar con un organizador o etiquetador de archivos que facilite el trabajo en tandas, pero la enorme cantidad de plugins disponibles y la posibilidad de integrar GIMP con otros programas hace que sea un punto relativamente cuestionable, porque puede resolverse con facilidad.

En versiones anteriores, GIMP contaba con una serie de ventanas que desorientaban a las usuarias que intentaban salir del encierro, esta fue una de las mejoras incorporadas en sus últimas versiones, aunque algunas todavía tenemos cierta nostalgia, porque un editor en ventanas múltiples da una importante comodidad para retocar simultáneamente varias imágenes.

Pero no voy a seguir hablándote de GIMP, sino que te voy a invitar a que lo bajes, lo pruebes, y, para el caso de que te interese aprender a utilizarlo, agrego este enlace  que contiene 100 videotutoriales para que puedas usarlo con facilidad y fluidez.

Dale una probadita a GIMP‎, olvidate de cracks, licencias y encierro. Se trata de software libre, multiplataforma y gratuito. Sacale el jugo.

¡Happy Hacking!

Periodista, ex directora, ex docente, ex trabajadora, ex uberante. Productora musical, militante social, murguera, programadora, diseñadora. Hacker.