/¡Tod@s contra Netflix!

¡Tod@s contra Netflix!

Netflix quiere imponer a toda la impedimentos de acceso a ciertos contenidos

Tal como leíste en la bajada. Netflix viene tratando de librarse de los problemas de plugins. Actualmente está estancado con Silverlight y busca migrar toda su plataforma a HTML5, ya que permite reproducir multimedia sin la necesidad de plugins, lo que les permitiría no volver a depender de Micro$oft ni otro desarrollador de plugins para poder seguir sobreviviendo.

Pero esto no tiene nada de malo, de hecho, desde Hackers creemos también que debemos lograr una gran estandarización de la web.

El problema es que Netflix quiere resolver sus problemas a costa de la libertad de los usuarios de la web.

Uno de los principales inconvenientes con que deben enfrentarse empresas como Netflix, es que las grandes corporaciones del sector con el que trabajan, buscan que las personas no puedan compartir cultura.

 

A esto tan humano y tan trivial como es compartir, algunos estúpidos le llaman “piratería”, además hay otros estúpidos o cómplices del egoísmo que defienden y difunden el término. Para poder garantizar grandes sumas de dinero a quienes se erigen como propietarios de la cultura, Netflix desarrolló un código que “protege” su catálogo. Con eso tampoco hay inconvenientes. El problema es que Netflix -junto a Google y Microsoft- vienen presionando a la W3C, que es el organismo internacional que se dedica a construir los estándares de la World Wide Web, que este código se transforme en un estándar.

De esta manera, gran parte de la web se transformará en una zona oscura e inaccesible. La Free Software Foundation sostuvo que  “veremos una explosión de DRM en la web, crecientes zonas oscuras inaccesibles para los usuarios” por lo que convocó a dejar de contratar sus servicios hasta que cesen el lobby, pues estas presiones que ejerce Netflix las financia con el dinero de sus suscriptores.

Los DRM son tecnologías de control de acceso para limitar el uso de medios o dispositivos digitales

La W3C ya ha aceptado el código, pero todavía no estandarizó los DRM, por lo que todavía hay tiempo para que la red no se transforme en un cuarto oscuro e inaccesible para sus usuarios.