Debate: ¿Debemos cobrar impuestos a quienes venden nuestros datos?

En Tribuna Hacker creemos que quienes se dedican a comprar y vender información de usuarias, en la mayoría de los casos sin su consentimiento, es una forma de trata de personas. Le llamamos ‘Trata digital de personas’, porque venden todo lo que nos hace únicas, sólo se guardan nuestro nombre (aunque lo tienen), el resto, es materia bursátil en los bolsillos de las poderosas. Creemos que es un negocio espurio y que debe ser desterrado. Existen otras posturas, como la que te invitamos a leer hoy, que parten de un concepto diferente. No nos queda claro si es complicidad o nihilismo, porque nuestra propuesta es que la gente no puede ser objeto de una compra-venta, menos si en esa compraventa se pierden derechos. También creemos que los derechos NO pueden formar parte de ningún tipo de transacción que redunde en algún tipo de negatividad para las personas. Por eso, contenidos como el de hoy nos hacen ruido. Pero como nos interesa el debate y creemos que en un mundo distinto todas tenemos que tener participación, hoy te contamos una postura que surge de la aceptación de la trata digital de personas. Parte de un punto interesante: están haciendo dinero con nosotras y somos nosotras quienes debemos beneficiarnos. Aquí, insistimos, creemos que esa postura es cómplice de la trata de personas, que conclusiones como las que encontrarás al final son imbéciles, ya que invertir en mejorar la privacidad las ganancias que se obtienen de vulnerarla no es más inteligente que darse un tiro en los pies. Se trata de un debate interesante, te invitamos a masticar también estas alternativas, que son las que podría plantear un gobierno como el macrista. Adelantamos que estamos en contra, pero nos parece importante comunicar distintas visiones al respecto.

————-

Nuestra información es valiosa. Cada año, genera cientos de miles de millones de dólares de actividad económica, principalmente entre corporaciones y dentro de ellas, todo en la parte posterior de la información sobre cada una de nosotras.

Es esta transacción, entre vos, la usuaria, cediendo detalles de tu vida a una empresa a cambio de un producto como una aplicación de fotos o correo electrónico, o un ecosistema completo como Facebook, con un valor estimado de u$d1,000 por persona por año, un número que está aumentando rápidamente.

El valor de nuestros datos personales está principalmente encerrado en los ingresos de las grandes corporaciones. Algunas de esas corporaciones, existen únicamente para comprar y vender conjuntos de esos datos.

¿Por qué las empresas tienen que ser las únicas beneficiarias de este negocio? No deberían. Esos beneficios financieros deben ser compartidos, y la mejor manera de hacerlo es imponer un pequeño impuesto sobre estos ingresos y usar los ingresos para construir una Internet y una sociedad mejores y más equitativas que nos beneficien a todas.

El impuesto a los datos podría ser un costo menor, menos del 1 por ciento de las ganancias que las empresas obtienen al vender nuestros datos personales, distribuidos en toda una industria. Individualmente, los resultados de ninguna compañía sufrirían sustancialmente; colectivamente, el impuesto devolvería dinero al público, de una industria que se beneficia de materiales y mano de obra que es, en esencia, nuestra.

Esta idea no es nueva. Es, esencialmente, un impuesto sobre las ventas, entre los impuestos más antiguos que existen, pero no se ha hecho porque la asignación de un valor monetario fijo a nuestros datos puede ser muy difícil. Para muchas empresas de Internet, nuestros datos personales fluyen principalmente a través del negocio o permanecen encerrados.

El tipo de negocio de flujo continuo en una proveedora de Internet, como AT & T, Comcast y Verizon; esta última es una proveedor de plataformas, como Facebook o Twitter. Google principalmente hace plataformas, como su función de búsqueda y Gmail, pero también establece el cable de fibra óptica, proporcionando Internet a algunos municipios. La compañía también está fabricando autos sin conductora.

Quizás sea más fácil considerar los datos como algo real y físico, como un automóvil, que, en cierto sentido, lo es. Se mueve alrededor de una infraestructura real, física, propiedaria y operada por las proveedoras de internet, y la información también se almacena, o se estaciona, en millones de discos duros en grandes edificios en climas generalmente fríos. Estos son propiedad y están operados por las creadores de la plataforma, incluida Amazon, que tiene un brazo muy lucrativo que no hace más que alquilar su espacio de servidor.

Cuando utilizamos Internet, snuestrau información viaja a través de las tuberías (carreteras) de las proveedoras y dentro y fuera de los servidores de las fabricantes de plataformas (estacionamientos). En su mayor parte, las creadoras de la plataforma confían en sus datos para mejorar sus productos. Google utiliza su inmenso tesoro de búsquedas humanas reales para mejorar la inteligencia artificial, como las transcripciones, las traducciones y los autos sin conductora.

No está claro hasta qué punto estas empresas nuevas e innovadoras valen, ni siquiera para Google. Pero las fabricantes de plataformas, no sólo mejoran los productos con nuestros datos. Las compañías invitan a las anunciantes a las plataformas, ofreciéndoles avisos publicitarios al tipo correcto de persona, en el momento justo, según el conocimiento íntimo de las creadores de la plataforma a través de nuestros datos. Las proveedoras de Internet tienen menos matices: pagamos una tarifa mensual por el acceso a los conductos que las empresas ponen y el mantenimiento, pero las compañías también venden nuestros datos a las intermediarias, quienes los agrupan y venden a las anunciantes.

Es esta industria de movimiento de datos la que debería ser el enfoque primario e inicial del impuesto a los datos. Esta industria existe únicamente para recopilar nuestra información y venderla como un producto básico a las minoristas, anunciantes, comercializadoras, incluso otras corredoras de datos y agencias gubernamentales.

Es este mercado el que capta el valor monetario real de nuestros datos y, a partir de él, podemos empezar a mapear cuánto pueden valer esos datos en general.

La industria de trata digital de personas genera más de $ 150 mil millones en ingresos cada año, pero los ingresos están creciendo tan rápidamente que se espera llegar a $ 250 mil millones para 2018. Un pequeño impuesto, digamos un 0,8 por ciento, en trata de personas con sede en Estados Unidos generaría aproximadamente $ 2 mil millones anuales.

Microimpuestos como esta se han emitido con éxito antes. Durante la última década, los gobiernos de 10 países, incluidos Chile, Francia y Níger, han recaudado con éxito más de 1.000 millones de euros en fondos de un impuesto a los boletos aéreos de 1 a 40 euros, dependiendo de la clase de boleto.

El dinero generado se ha destinado a los programas mundiales de H.I.V./AIDS, tuberculosis y erradicación del paludismo. En Austria, el gobierno estaba considerando imponer un impuesto al valor agregado sobre las transacciones de big data de las compañías de medios sociales que se benefician de los datos personales, pero se ha visto obstaculizado por las complicaciones de asignar un valor fijo a dichas transacciones.

Nuestra información es nuestra, pero tampoco es nuestra. La intercambiamos por gran parte de nuestra experiencia en Internet. El dinero de un impuesto a los datos podría comenzar a contrarrestar este desequilibrio comercial.

El dinero debería destinarse a mejorar la privacidad de nuestra información en Internet, contrarrestar el robo de identidad, mejorar la conectividad y la alfabetización en Internet, todas las causas que ayudarían a crear una internet más equitativa para todas.

Vía The New York Times

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...