Streaming: El futuro ya llegó… y muere el cable

Si vos, al igual que yo y millones de personas, has cancelado una suscripción de televisión por cable en los últimos años, probablemente estés familiarizada con el fenómeno que he empezado a llamar “la caza”.

Es algo así: Primero, decidís mirar uno de tus programas preferidos -HGTV “Fixer Upper”- en mi caso. Te tirás en el siullón, prendés el televisor y arrancás tu dispositivo de streaming. A continuación, vas de aplicación en aplicación, tratando de recordar cuál de la media docena de servicios de streaming tiene el programa. ¿Fue Netflix? Hmm, no. ¿HBO Go? Nope. ¿Hulu Plus? Tiene las tres primeras temporadas, que ya has visto, pero no la cuarta.

Finalmente encontrás la cuarta temporada en Amazon, pero no es incluye gratis. Cuesta u$s 2.99 por episodio. La cacería termina con un gemido: Suspirar, no le das bola a tu economía (la cocina no se va a remodelar sola), y te gastás u$s 19,99 en toda la temporada.

¿Qué pasó con el glorioso futuro amistoso con las consumidoras de TV? Nos dijeron que Internet daría paso a una era de oro de streaming de vídeo, y que los programas y películas increíbles estarían a un clic de distancia a un bajo costo, con una interfaz sencilla de utilizar. Los paquetes de cable de Time Warner de u$s 100 por mes que requerían navegar por un menú bizantino de canales de tercera categoría serían hoy una pesadilla lejana.

En su lugar, nos hemos precipitado de cabeza en un desorden hiper-fragmentado, con una mezcla de servicios a la carta que, sumados, cuestan más y a menudo ofrecen menos que el antiguo paquete de cables. Hay un montón de grandes espectáculos y películas que se están haciendo, pero encontrarlos se ha vuelto más difícil que nunca.

Sentí otra vez nostalgia del cable la semana pasada, cuando tanto Disney como Facebook -compañías muy diferentes, pero unidas en su deseo de su atención- anunciaron grandes pasos en sus estrategias de video de próxima generación.

Disney, que controla algunas de las franquicias de televisión y películas más valiosas del mundo, sacudió a Hollywood la semana pasada anunciando que estaba terminando su acuerdo de distribución con Netflix y comenzando dos nuevos servicios de streaming independientes. Uno de ellos, un servicio deportivo de streaming de ESPN, estará disponible a principios del próximo año, mientras que el otro, centrado en películas y shows de Disney, se pondrá en marcha en 2019.

Un día más tarde, Facebook anunció Watch, una pestaña dentro de la principal aplicación de Facebook que pronto presentará una pizarra de series de video profesionalmente producidas. La compañía dice que la gente podrá disfrutar de una tarifa premium con “Returning the Favour”, protagonizada por Mike Rowe, la conductora de “Dirty Jobs”, un reality show sobre pequeñas casas, y “Bae o Bail”, que Facebook describe así: “Las parejas inocentes ponen a prueba su relación y su ingenio a medida que son puestas en escenarios aterradores”.

Disney, que ha construido un negocio enormemente rentable que incluye ventas de entradas de cine e ingresos por cable de ESPN, apuesta a que un número significativo de clientes pagará u$s 10 o u$s 20 al mes para ver “Frozen” y mantenerse al día con sus equipos de la NBA, más allá de lo que ya están bombardeando con las suscripciones Netflix, Hulu y Amazon Prime.

Por otro lado, Facebook -que hace que su dinero con publicidad- está dando sus espectáculos de forma gratuita. Su teoría es que cuanto más tiempo pasan las usuarias de Facebook viendo videos, más anuncios verán. Facebook no tiene una enorme biblioteca de contenido popular como Disney, pero tiene un tesoro de datos sobre los gustos personales y preferencias de sus más de dos mil millones de usuarias registradas, y presumiblemente planea usar esos datos para orientar anuncios en exactamente las personas a las que las empresas quieren llegar.

En EEUU se gastan más de u$s 70 mil millones por año en anuncios de televisión tradicionales, y como esa pila de dinero cambia a vídeo digital, Facebook presumiblemente quiere asegurarse de que un gran trozo termine en sus propios bolsillos. También es muy probable que quiera reemplazar a YouTube como el hogar de creadoras aficionadas que podrían no producir programas de calidad profesional, pero todavía tienen un público grande y leal.

En la superficie, parecen estrategias muy diferentes: vender videos premium a un público existente de fans, en lugar de regalar videos premium en un esfuerzo por vender anuncios hiper-orientados y atraer a una red de aficionadas. Pero ambas son parte del mismo cambio sísmico. Como la decadencia de la televisión tradicional crea una fiebre del oro por los dólares publicitarios y la atención de la consumidora, todas las empresas de tecnología y medios de comunicación parecen estar dirigiéndose a la mina, con la piqueta en la mano.

Las consumidoras, mientras tanto, se ven obligadas a lidiar con (y suelen pagar por) un grupo cada vez mayor de servicios. Ya existen Netflix y Hulu, servicios de una sola compañía como CBS All Access y “skinny bundles” como PlayStation Vue y Sling TV, sin olvidar el interminable video amateur disponible en Facebook, Twitter y YouTube.

Para navegar por todo esto, algunos servicios de terceras han aparecido para reemplazar las Guías de TV de antaño, como ¿Can I Stream It ?, un motor de búsqueda que te dirá qué plataforma de streaming aloja tu programa favorito, pero no existe una solución para todo el sector, y ninguna simplificación a la vista. Facebook dice que Watch será personalizado para mostrarte videos basados, en parte, en lo que tus amigas están viendo, pero encontrar los videos correctos puede seguir requiriendo excavación.

“Una de las barreras de entrada para la consumidora en este momento es la confusión”, dijo Paul Verna, principal analista de video de eMarketer, una firma de investigación de medios. “Cuantos más servicios de estos anden por ahí, más difícil será para que la gente tome decisiones racionales e informadas sobre a qué suscribirse”.

Una razón de todo este caos es que el corte de cordones se está acelerando más rápido de lo esperado por las ejecutivas de los medios. En el último trimestre, casi un millón de estadounidenses dejaron caer sus suscripciones de televisión paga, de acuerdo con una estimación de Craig Moffett, una analista de medios de comunicación de Moffett Natathanson. (Cuyriosamente además Netflix agregó muchas nuevas suscriptoras en sos días en EEUU.) Las jóvenes, un grupo particularmente codiciado por las anunciantes, se están alejando de la televisión con especial rapidez. La cantidad de tiempo que las personas menores de 35 años pasan viendo televisión tradicional se ha reducido a la mitad desde 2010, según Matthew Ball, directora de estrategias de Amazon Studios.

Números como éstos han creado un pánico en toda la industria y han puesto en marcha decenas de esfuerzos para reemplazar los ingresos que se filtran fuera del viejo modelo de cable. El servicio de streaming de Disney no será el último de su tipo; muy pronto, te verás obligada a elegir entre un abrumador menú de streaming de aplicaciones y servicios, cada uno de los cuales tendrá su propia etiqueta de precio, su interfaz y sus bibliotecas en un constante carrusel de espectáculos y películas.

Una emprendedora podría algún día estar tentada de empaquetar algunos de estos nuevos servicios y venderlos por un solo precio, esencialmente rehaciendo el viejo modelo del cable, aunque para Internet. Pero expertas de la industria dicen que esta cooperación entre las gigantes de la industria es poco probable, dadas las enormes sumas en juego.

“No hay ninguna posibilidad de que eso suceda”, dijo Dan Rayburn, quien analiza los medios de transmisión para Frost & Sullivan. “Las compañías harán lo que sea mejor para sus ganancias”.

El mundo de la post-televisión “será caóticamente ordenado”, dijo Dave Morgan, directora ejecutiva de Simulmedia, una empresa de tecnología de marketing. “Nadie se sienta y dice: ‘¿Cuál es la forma en que una consumidora querría contratar este servicio?’ Todo el mundo se está armando”.

En otras palabras, la caza sólo se hará más difícil.

Vía New York Times

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

Columnista de tecnología, NYT. Todo estará bien, lo prometo. Kevin.roose@nytimes.com

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...