Cómo (y por qué) las redes impulsan la ultra derecha y las derechas alternativas

Las manifestantes de la supremacía blanca aún no habían encendido sus antorchas cuando comenzaron las supresiones. La página “Unite the Right” de Facebook, que se había utilizado para organizar la manifestación en Charlottesville, fue removida el día antes de que el evento fuera programado, obligando a las planificadoras a dispersarse a otras plataformas para organizarse. Y luego, en las horas y días siguientes a que una participante apuntó su coche a una multitud que hacía una contramarcha -mató a Heather Heyer de 32 años e hirió a por lo menos otras 19 personas- las compañías de Internet emprendieron una purga colectiva.

Facebook prohibió una gama de páginas con nombres como ‘Escuadrón de Derecha de la Muerte’ y ‘Nacionalistas Blancas Unidas’. Reddit prohibió, entre otras, a una comunidad de derecha llamada ‘Remoción Física’, que fue una de las organizadoras de la marcha que la había calificado como ‘una acción moralmente justificada’. Twitter suspendió un número desconocido de usuarias, incluyendo cuentas populares asociadas con el tablón ‘Politically Incorrect’ en 4chan, abiertamente fascista. Discord, una aplicación de chat para gamers que se utilizó como una herramienta de organización para el evento, y donde una prominente supremacista blanca había llamado a interrumpir el funeral de Heyer, se apresuró a hacer la limpieza.

La represión se extendió más allá de los jardines amurallados de las plataformas sociales hacia una amplia gama de servicios en línea. El Daily Stormer, un sitio neonazi que promovió la marcha y celebró su desenlace fatal, fue prohibido por la registradora de dominios y servicio de alojamiento GoDaddy, horas después por el servicio de alojamiento de Google, y luego perdió el acceso a SendGrid, que había utilizado para entregar su boletín informativo; PayPal expulsó la organización ‘nacionalista blanca’ de Richard Spencer, que más tarde perdió el acceso a su hosting, Squarespace; Airbnb retiró las cuentas de varias asistentes a Charlottesville antes del evento y publicó una declaración en la que afirmaba que “la violencia, el racismo y el odio demostrado por las neonazis, las supremacistas de derecha y blancas no deberían tener lugar en este mundo”; el miércoles, Spotify fue incluso purgó la música que arengaba la ‘supremacía blanca’ en su catálogo.

La acción repentina de las plataformas en respuesta a una efusión de la pena pública y la rabia se parece, a primera vista, a un despertar moral y sugiere un sentido creciente de la responsabilidad al cuerpo político. Alguien podría ver esto como un punto de inflexión para estos sitios, lejos de un enfoque de manos a las comunidades que acogen y hacia algo con más supervisión y regulación. Una versión interna de este análisis ha sido adoptada por las usuarias de la derecha, que no han perdido el tiempo declarando que estas prohibiciones son una violación de su libertad de expresión. Pero esta es una explicación incompleta de lo que sucedió y una que sirve a dos partidos, dos partidos que están solos: las empresas mismas y las personas que han prohibido.

El reciente ascenso de las plataformas de internet que abarcan todo el mundo prometió algo sin precedentes y revitalizante: lugares que unen a todo tipo de actrices sociales: políticas, medios de comunicación, cabilderas, ciudadanas, expertas, corporaciones. Estas empresas prometieron algo que ninguna visión previa de la esfera pública podría ofrecer: una participación de masas real, de mil millones de dólares; un medio para que los grupos de afinidad se encuentren y se movilicen, obtengan visibilidad e influencia. Esto sentía y funcionaba como libertad, pero siempre fue una simulación comercial. Esta contradicción es fundamental para lo que estas empresas de Internet son. En ninguna parte esta tensión fue más evidente que en el caso de Cloudflare, una empresa de infraestructura web. Bajo presión para que cierre la cuenta del Daily Stormer, su presidenta ejecutiva, Matthew Prince, finalmente asintió. Fue una decisión arbitraria, y una que estaba fuera de las políticas establecidas de la compañía. Esta princesa preocupada dijo: “Me desperté de mal humor y decidí que alguien no debía estar permitida en Internet”, escribió en un correo electrónico las trabajadoras de la empresa diciendo ”Nadie debería tener ese poder”.

Las plataformas sociales tienden a referirse a sus clientas en términos eufemísticos y pseudo democráticos: como “usuarias” o “miembros de una comunidad”. Sus dirigentes son propensas a la postura de mujeres de Estado, y algunas, como Mark Zuckerberg, incluso parecen tener ambiciones estadistas. La moderación del contenido y las pautas de comportamiento también se expresan en los términos de la gobernanza jurídica, al igual que sus sistemas de disputa y apelación (como en la “apelación” post-prohibición omnipresente). Esto genera preguntas sobre cómo plataformas como Twitter y Reddit tratan con usuarias disruptivas y contenido ofensivo que tienden a pasar a un lenguaje defensivo que invoca la libertad de expresión.

En el proceso de construcción de comunidades privadas, estas empresas se habían puesto los trajes de las democracias liberales. Ellas tomaron prestado el lenguaje de los derechos para legitimar reglas arbitrarias, creando lo que la abogada especializada en tecnología Kendra Albert llama “talismanes legales“. Esto, era ante todo operacionalmente conveniente o incluso necesario: ¿Qué mejor manera de evitar la responsabilidad y la responsabilidad de cómo las clientas usan su ¿producto? También era buena comercialización. Es más fácil confiar partes cada vez más grandes de su vida privada y pública a una empresa de publicidad y minería de datos si eso te lleva a creer que es algo más. Pero a medida que las principales plataformas de Internet han crecido para componer una mayor participación de la esfera pública, al ser anfitrionas de una organización política consecuente -sin mencionar a los medios de comunicación- sus contradicciones internas se han vuelto más difíciles de ignorar. Mucho antes de Charlottesville, ya se habían agudizado.

En un documental sobre el rally producido por Vice, una mujer identificada como escritora para The Daily Stormer le dijo a la periodista Elle Reeve: “Como puede ver, estamos huyendo de Internet”. Con eso recibió la confirmación de que lo que había sucedido en la red, era en parte real. ‘Hemos estado difundiendo nuestros memes, nos hemos estado organizando en Internet, y ahora estamos saliendo’, dijo, antes de desbarrancar en un discurso sobre “inmundicia anti-blanca y anti-americana”. Este sentimiento se hizo eco en comunidades de extrema derecha activa y de larga data en Reddit y 4chan y comunidades adyacentes en Facebook y Twitter.

Vale la pena señalar que las plataformas más extravagantes dedicadas a una idea prestada de libertad de expresión y de montaje son las mismas que han luchado más intensamente con grupos de usuarias que buscan organizar y perturbar sus plataformas. En términos políticos, una comunidad de trolls no es totalmente diferente a un movimiento fascista en una débil democracia liberal: se involucra y usa las reglas y protecciones del sistema que habita con la intención de subvertirla y eventualmente rehacerla a su imagen o, si eso falla, simplemente la destruye.

Pero lo que dio poder sobre las plataformas a estas trolls no fue sólo su voluntad de actuar de mala fe y romper las reglas y normas de su entorno. Era su entendimiento de que las reglas y normas de las plataformas eran egoístas y cínicas en primer lugar. Después de todo, estas plataformas dibujan fronteras arbitrarias constantemente y con mucha menos controversia -contra las spammers, con respecto a las blasfemias o en respuesta a las demandas del gobierno-. Estos grupos marginales vieron una oportunidad en la brecha entre la estirada dedicación pública de las plataformas a la administración del discurso y su existencia real como entidades impulsadas por los beneficios, libres para hacer lo que les plazca. A pesar de su retórica participativa, las plataformas sociales están más cerca de los espacios autoritarios que de los democráticos. Tiene sentido que las personas con tendencias autoritarias tengan una comprensión intuitiva de cómo funcionan y cómo aprovecharlas.

Este era también un momento que estos grupos de odio estaban anticipando; ser prohibidas de una manera opaca, unilateral, siempre fue la salida y, en cierto grado, les convenía. En el último año, las comunidades de extrema derecha en las plataformas sociales han cultivado una identidad preventiva como plataforma de refugiadas y víctimas de la censura. También se han estado preparando para este momento o uno como él: Hay alternativas a Twitter de derecha dura, a Reddit e incluso al casi ilegal 4chan. Hay sitios alternativos de recaudación de fondos en GoFundMe o Kickstarter; hay una alternativa a Patreon llamada Hatreon. Como la mayoría de estas nuevas alternativas, cínicamente ha prestado una causa -se llama sí mismo un sitio que ‘representa el absolutismo libre del discurso’- que las plataformas más tradicionales tomaron prestado primero. Su narración de la persecución, que es la narración más útil que tienen, y una que ayudará a extender su causa más allá de las franjas, fue escrita para ellas hace años por las mismas compañías que ayudaron a darles una voz.

Vía New York Times

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

John Herrman periodista de The New York Times. @jwherrman

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...