Pronto tendrá sentido económico desconectarse de la red eléctrica

Más de 1 millón de hogares estadounidenses tienen sistemas solares instalados en sus techos. Las baterías se están desarrollando para conectarse a muchos de ellos, dando a las propietarias la capacidad no sólo de generar, sino también almacenar su electricidad en sus casas. Y una vez que esto sucede, las clientes pueden reducir drásticamente su dependencia en la red.

Es una gran noticia para aquellas que reciben facturas de servicios públicos. Y es un posible armageddon para los servicios públicos.

Un nuevo estudio de la consultora McKinsey modeló dos escenarios: uno en el cual las propietarias de viviendas abandonan completamente la red eléctrica y uno en el cual obtienen la mayor parte de su energía a través del almacenamiento de energía solar y de batería, pero mantienen una conexión de respaldo a la red.

Dados los costos actuales de generar y almacenar energía en el hogar, incluso las residentes de la soleada Arizona no tendrían mucho incentivo económico para dejar el sistema de energía eléctrica completamente desarrollado, según McKinsey, hasta alrededor de 2028. Pero una desconexión parcial, donde algunas propietarias de viviendas generarían y almacenarían entre el 80 y 90% de su electricidad y utilizarían la red pública sólo como respaldo, tendría sentido en 2020.

Este escenario ya se está desarrollando en Australia y Hawai, y ha comenzado a extenderse a los mercados solares como Arizona, California, Nevada y Nueva York. A medida que las baterías se vuelven más baratas y mejores, las empresas de servicios públicos se ven afectadas ante la perspectiva de perder una parte importante de sus ingresos.

Un ciclo de auto-abastecimiento está en progreso. A medida que las consumidoras producen su propia energía, las tasas deben aumentar en las restantes para cubrir los costos fijos del sistema. Esto eleva las tarifas aún más, haciéndolo aún más interesante que las clientes abandonen la red.

En lugar de adaptarse a esta dinámica, las empresas de servicios públicos generalmente han tratado de sofocar la energía solar con precios de tiempo de uso, cargos por demanda o recortes de compensación para la electricidad autoproducida e inyectada nuevamente a la red.

Pero como las necesidades diarias de muchas son resueltas en su hogar con energía solar y baterías, McKinsey predice que la red eléctrica será reutilizada como un enorme y sofisticado respaldo. Las prestadoras de energía quedarían relegadas a prestar servicios los pocos días o semanas al año en que los sistemas distribuidos se quedan sin jugo. “Nuestro análisis ayuda a mostrar que la red es muy valiosa como una inversión de respaldo”, dice Amy Wagner, coautora del informe McKinsey.

El problema está en que los modelos comerciales de las prestadoras no están diseñados para esto. Sus ingresos suelen depender de la venta de kilovatios hora: más electricidad equivale a más dinero para los servicios públicos. Las usuarias de energía no responden rápidamente a los picos de precios diarios en su cuenta de electricidad, por lo que las contribuyentes absorben los costos de electricidad. Eso desaparece en un mundo donde el software que gestiona una conexión de red puede cambiar automáticamente a baterías para evitar cargas altas. Se necesita un nuevo modelo de negocios.

“La única manera de pagar por el tendido tradicional es si fuera una red”, dijo David Frankel, de McKinsey, coautora del informe. “Es muy contraria a lo que la industria ha visto”. En lugar de pagar por kilovatio, sugiere, las usuarias de la red podrían pagar por el acceso y la fiabilidad, con una tarifa que cubra gran parte del uso. El modelo podría parecerse a los cargos fijos mensuales que estamos acostumbradas a pagar por datos y llamadas de teléfono celular.

Por el momento, sólo una pequeña fracción de las clientes de servicios públicos han abandonado la red o han instalado baterías. Pero está sucediendo más rápido de lo que se esperaba hace varios años. Los paneles solares y los precios de las baterías están cayendo rápidamente, las baterías de iones de litio han caído de u$s 1,000 a u$s 230 por kilovatio-hora desde 2010, así como han surgido nuevas fábricas de energía solar y de baterías en China y EE.UU. Para 2020, los hogares y negocios conectados emprendimientos como Greentech Media, tendrán más capacidad de almacenamiento de energía que los propios servicios públicos.

Las empresas de servicios públicos deberán encontrar reestructurar su modelo de negocio antes de lo que piensan.

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

Abarco tecnología, ciencia, startups y VC, particularmente en Silicon Valley. He fundado una startup (Publet). Soy jefa de redacción de Phnom Penh Post en Camboya y escribo para Fast Company, Foreign Policy y The Economist. Amo los problemas malvados y soluciones inteligentes. Encuentrame @mj_coren o en el Pacífico navegando, nadando y surfeando. Si no estoy en casa, entonces michaeljcoren.com.

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...