Antivacunas y homeópatas en su mejor momento

Unión Pro avanza en sus propuestas para alcanzar una rápida e indolora inmolación social. El primer proyecto ataca a uno de los sectores más vulnerables, como lo es la población infantil; el segundo, a las capas de la población inmaduras, que consumen “medicamentos” homeopáticos, son capaces de aceptar patrañas similares o, con más probabilidad, deben recurrir a las llamadas “medicinas alternativas” siendo sectores sociales “caídos” del sistema de salud pública.
Ambos proyectos han llegado para renovar el repertorio de Teorías de la Conspiración, ya que, por morboso que parezca, están alineadas con la quita de subsidios a los discapacitadas, el recorte de medicamentos gratuitos a las jubiladas y otras medidas si se quiere menores, tales como la consagración de sueldos de miseria a docentes y una política de recorte feroz en Ciencia y Tecnología, despejando dudas, si alguien todavía las tenía, de que el programa del oficialismo es terminar de una buena vez con toda idea de futuro.

inundaciones-la-plata

Paula Urroz, diputada Pro sueña acabar con todo de un plumazo.

Paula Marcela Urroz se recibió de Licenciada en Sociología por la Universidad de El Salvador (UNSAL) en 2013, siendo ya una señora grande. Prima de la Ministra de Seguridad Social Patricia Bullrich, con quien militó en el partido Unión por la Libertad desde 2010, hoy es diputada por Unión Pro de la Provincia de Buenos Aires. En estas horas, Urroz ha presentado dos proyectos de ley que coinciden con la idea de extinguir a los sectores más desfavorecidos de la población.

Proyecto 2467-D-2017  “Las personas que sean pasibles de vacunación obligatoria u opcional y quienes sean responsables por la vacuna que reciba un menor a su cargo deberán recibir previamente una información fehaciente acerca de los riesgos que la inoculación de la vacuna en cuestión implica, posibilitando la aceptación o no aceptación de ese acto médico, en cumplimiento del Derecho al Consentimiento Informado establecido en el Capítulo III de la Ley 26.529”, dice el artículo 1.

Este proyecto pretende cargarse la obligatoriedad de la vacunación a menores, otorgándole a la adulta a cargo la decisión de aceptar o no las vacunas. Las ideas diseminadas en el texto respiran el mismo aire paranoico del movimiento antivacunas. Siembra las mismas sospechas, se recuesta en las mismas falacias y pretende crear la misma incertidumbre sobre la eficacia de la vacunación, pasando por alto el “detalle” de que su obligatoriedad protege a las pocas que no son capaces de tolerar una vacuna.

Pero las vacunas no sólo benefician a las personas vacunadas, sino también a las no vacunadas que son candidatas a contraer la enfermedad. A esto se lo denomina “efecto rebaño” o inmunidad colectiva. Es la protección de una determinada población ante una infección a causa de que en ésta existe un elevado porcentaje de individuos inmunes. Si se produce un brote, al avanzar la epidemia y aumentar el número de individuos inmunes, más baja es la probabilidad de contacto entre una susceptible y una infectada, hasta que se bloquea la transmisión del agente infeccioso.

La inmunización de la población está enfrentada, por razones científicas, con una declamada “libertad de elección”. No es extraño que estas ideas prendan cuando se derechiza el discurso público: las votantes del gobierno de la coalición “Cambiemos” invocan el derecho individual (apelan a “la libertad de circulación”, por ejemplo) sobre el derecho social (“negras de mierda que cortan las calles”) mientras el país se endeuda por cien años, el gobierno termina con las retenciones en el campo transfiriendo miles de millones de dólares a las productoras agropecuarias y la policía ejerce plenos poderes para discriminar y reprimir.

La salud pública, en cambio, no había recibido hasta ahora una amenaza semejante. El mar de fondo es el movimiento antivacunas, que disparó oleadas de enfermedades casi erradicadas y obligó a los medios científicos alarmados con el descenso en las tasas de vacunación a recurrir a campañas que refrescan lo que muchas parecen estar olvidando: cómo las vacunas han derrotado a las enfermedades infecciosas y la significativa correlación que existe entre la aparición de las vacunas y el descenso de las enfermedades.

“La vacunación es un componente esencial del derecho humano a la salud y permite prevenir más de 2.5 millones de muertes cada año” (CONACYT, 2016). La vacunación gratuita y obligatoria, controlada por un estado que vela por la salud pública, es una de las medidas sanitarias que más beneficios produjo a la humanidad. Tomar el rumbo opuesto, esto es, dejar la decisión a la libre consideración de las madres, marca el camino de regreso a enfermedades ya erradicadas como la polio o la viruela.

Proyecto 1087-D-2017 “Regulación de la medicina homeopática”. “La homeopatía ofrece una contribución valiosa a la medicina convencional, cuya validez está demostrada por la evolución clínica de los pacientes en tratamiento y trabajos de investigación que lo confirman. Las indicaciones clínicas de la homeopatía vienen siendo establecidas y delimitadas a través de estudios conducidos por instituciones calificadas y respetadas en todo el mundo. Se trata de una teoría y práctica médica racional y coherente” (N. de la E: el machismo del texto pertenece proyecto original). Así pretende fundamentar su segundo proyecto de ley nacional Paula Urroz, que propone regular este “sistema médico paralelo” a la medicina basada en evidencias “con la certificación de las asociaciones médicas homeopáticas que cumplen con el programa curricular avalado por la Liga Médica Homeopática Internacional (LMHI)”, siendo Autoridad de Aplicación de la ley el Ministerio de Salud de la Nación e “incorporando las prestaciones homeopáticas, incluidos los medicamentos, al Programa Médico Obligatorio (PMO)”.

Estas “ligas” ajenas a la comunidad científica denotan lo que para muchas es clarísimo: la homeopatía mantiene una órbita distante del sistema de salud pública. Sus principios, fórmulas y garantías de eficacia terapéutica están a años luz de cualquier tipo de escrutinio científico.

El último azote que recibió la creación de Samuel Hahnemann lo asestó la comisión de lucha contra la falsificación de las investigaciones científicas de la Academia de Ciencias de Rusia (ACR): “El tratamiento con dosis ínfimas de diversas sustancias que practica la homeopatía carece de fundamento científico (…), se deben calificar como pseudocientíficos los métodos de diagnóstico y tratamiento homeopáticos”. La comisión recomendó al Ministerio de Salud Pública retirar los preparados homeopáticos de los centros médicos estatales y municipales, etiquetarlos con la palabra “homeopatía” y añadir que éstos “carecen de eficacia clínica probada”.

Las académicas rusas también manifestaron una preocupación social: “La enferma gasta su dinero en preparados ineficaces en vez de aplicar sus esfuerzos en el tratamiento que necesitan”. Nótese que ocasionalmente la paciente no puede pagarse tratamientos comprobados o a lo mejor sí, pero no dispone de la información adecuada para tomar decisiones que le permitan enfrentar eficazmente su enfermedad.

En el mismo sentido, las médicas británicas ya habían dado alguna batalla. En junio de 2010, el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes aseguró: “no existe ninguna prueba de que la homeopatía funcione más allá del placebo”. Y recomendó al Gobierno “no avalar el uso de tratamientos de placebos, incluyendo la homeopatía”, si quiere “mantener la confianza, la libertad de elección y la seguridad de la paciente”.

De paso, fulminó en dos líneas la esperanza de investigaciones ulteriores: “Hay ya unos 200 estudios clínicos de homeopatía frente a placebos de azúcar y, tomados en conjunto, muestran que no hay evidencias”, por lo tanto, “no merece la pena hacer más estudios clínicos controlados sobre placebos porque estaríamos tirando el dinero y tendríamos que tener un gran número de estudios con resultados positivos muy contundentes para que pudieran contrarrestar los estudios negativos actuales”. El Gobierno, amparándose en la libertad de las ciudadanas para elegir cómo vivir o morir, rechazó las sugerencias del Comité.

La etiqueta aclaratoria difícilmente aleje a las habitué de la homeopatía, ya que es una práctica culturalmente aceptada y rutinaria para cientos de miles de pacientes convencidas de que consumir “alternativo” las aleja de las fauces de los laboratorios. A la luz de los datos, la entronización de la homeopatía por oposición a las compañías farmacéuticas, es un falso dilema. Las usuarias tampoco parecen notar que la homeopatía también es un negocio fabuloso. En enero de 2010, el mercado homeopático en Europa era de 1.710.000.000 euros. Una de cada cuatro recetas en Francia es homeopática. En los EE.UU. también. En 2007, según el Centro Nacional para la Salud Complementaria e Integral (NCCIH), dependiente de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), las estadounidenses gastaban U$ 3.100 millones anuales en preparados homeopáticos, esto es, casi la décima parte de lo que destinan en otras pseudoterapias.

Con todos los estudios en contra, las leyes de la física conocida también se llevan mal con la homeopatía. En sus preparados casi no existe principio activo. La práctica de diluciones infinitesimales hace desaparecer la sustancia original. Entonces, ¿cómo cura la homeopatía si en sus “gotitas” casi no queda rastro de medicina?

La mayoría de los preparados homeopáticos solo son agua. Por ese motivo tuvo relativo éxito la teoría de la “memoria del agua”, nunca comprobada experimentalmente hasta la llegada del Dr. Jacques Benveniste, que debió recurrir al autoengaño y al fraude para mostrar resultados.

La “dinamización” del producto homeopático supone que las moléculas de agua son más potentes a medida que el principio activo está más diluido; así, las moléculas de veneno en un vaso de agua deberían matar instantáneamente, una gota de tinta debería oscurecer el océano y una pizca de somnífero debería voltear a una yegua. Y no es el caso.

Lo más probable es que esta ley haga agua, pero valdrá la pena recordar los nombres de las diputadas cómplices del proyecto de ley argentino, todas integrantes de “Cambiemos”, entre ellas Samanta Acerenza, José Carlos Nuñez, Cornelia Schmidt Liermann, Mario Domingo Barletta, Martín Osvaldo Hernández,Horacio Goicoechea, Sergio Javier Wisky, Marcelo German Wechsler, María Paula Lopardo, Pedro Javier Pretto, Marcelo Adolfo Sorgente, Julio Raffo, Claudio Poggi, Eduardo Conesa, Ana Laura Martínez y, créase o no, María Teresita Villavicencio.

Estos proyectos, que se llevan de patadas con la ciencia, confirman todos los estereotipos sobre una derecha pituca encabezada por un Mauri que cree en “purificaciones energéticas”, que recibe consejos de una budista new age, nombra Coordinador de Procesos y Políticas de Gestión a una Licenciada que enseña a “activar la glándula pineal” (Christian Carlos Arslanian) o cuyas autoridades educativas reciben alborozadas a la charlatana cuántica Amit Goswami…. el mismo día que los maestros estaban de paro nacional y 400 mil docentes celebraban la marcha federal educativa, el 21 de marzo pasado.

Por suerte, la Lic Alejandro Rozitchner, que es filósofa, asesora al Presidente, que la rabino Bergman , con su infinito poder de rezo, está al frente del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y que Oscar Aguad,experto en cirugía online, es Ministro de Comunicaciones.

Si no, estábamos fritas.

urroz

Mauricio Macri firmó un convenio con Sri Sri Ravi Shankar para capacitar docentes en mayo de 2008.

Mauricio Macri firmó un convenio con Sri Sri Ravi Shankar para capacitar docentes en mayo de 2008.

REFERENCIAS (enlaces externos)
1. Vacunación en la adulta mayor: perspectiva de curso de vida. Por Luis Miguel F. Gutiérrez Robledo y Lourdes García García (CONACYT, 2016).
2. Un puesto a medida del activador de su Excelentísima Glándula Pineal, por Mariana Escalada y Agustín Ronconi. Publicado en 30 enero, 2016 .

RELACIONADAS
Adianchi Mr. President: todas las esoteristas de la presidente
Exactas le dio duro a charlatanes cuánticas y políticas
Por qué las vacunas hacen bien: una prueba visual
¿Por qué, siendo inefectiva, tantas personas creen en la homeopatía?
Mario Bunge: “Bienvenidas al populismo de derecha”
Terapias alternativas que desoyen a la crítica
Una charlatana del cáncer dio cátedra en el Unicen
“Las judías no mueren de cáncer”, sostienen las partidarias de Hamer
“El Club del Dr. Cureta” te lleva a tus vidas anteriores
Deepak Chopra: Cómo preparar una rica sopa cuántica
Más que humana
¿Quién banca al Ravi Shankar de Cristina?
Mientras América medita, otras (las) duermen
“Cambiemos” los derechos humanos: el fin de la (falsa) inocencia
No van a poder salir a la calle sin ser carajeadas
Plaza de mi esperanza
A 40 años del baño de sangre que alentó EE.UU.
Ex Esma: donde el horror se impone al silencio
Una película denuncia crímenes de Estado en Trelew
La bruja Jorge Asís y sus predicciones fallidas en los jardines de Quilmes
El día que a Antonio Las Heras se le pinchó el talismán
“¡Estalló la guerra psicotrónica!”
Una especialista muy sospechosa
El día que Perla Caron contó su experiencia con Alex Orbito
Claudio María, el de la mirada bovina
Efecto domino: publicitar con Claudio María Dominguez atrae a la Justicia
El asesinato de la “sindicalista” de las parapsicólogas
Por qué creemos

Vía Factor el Blog: El blog de Alejandro Agostinelli

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...