¿Por qué no hay mujeres en la cultura hacker?

Pareciera que cada cierto tiempo tenemos que recordarlo y recordárnoslo. El mito estereotípico de la hacker como una mujer antisocial, a veces como bandida digital poniendo en evidencia a los poderes, otras como pirata (en su acepción buena y mala) pero la mayoría de las veces como una agente molesta que “roba” información ya sea para chantajear, hacerse famosa y/o rica se convierte en un insulto.

Se convierte en un insulto porque desdibuja, intencionalmente, la cultura hacker, es decir la cultura del ciberespacio en su acepción liberadora y la relega a personajes estereotipados con los que resulta difícil sentirse identificadas.

Hackers, dicen algunas, somos las que jugamos con la tecnología y exploramos sus limitaciones, tratando de convertirla en algo diferente, cambiar sus objetivos originales. Es de alguna forma, juego, placer lúdico a la vez que, para algunas, resistencia a la alienación. Tomamos distancia de las crackers, que son aquellas que lo hacen por molestar o estafar a los demás.

Sin embargo estas identidades míticas o asumidas pueden volverse rígidas y funcionar como un arma de doble filo. ¿Quiénes son, o quiénes pueden ser, las hackers? ¿Quiénes están bienvenidas en el ciberespacio y en sus derivados físicos, los hackerspaces?

Lo que nos deberíamos preguntar es ¿quiénes tienen acceso al ciberespacio? A veces, declarar la libertad de un espacio significa renunciar a detectar las contradicciones que traemos desde los lugares que consideramos no libres. Es así que en la cultura hacker no sólo encontramos mezclas de cracker malas y hackers buenas; trabajo asalariado y explotación capitalista; hacktivistas, fascistas y libertarians; meritocracias, adhocracias y dictaduras benevolentes.

Y también encontramos, y esto parece ser un tema recurrente en cada hackerspace del mundo, un sexismo tan arraigado que pasa desapercibido y sin problematizar. Es como si el mito del paria social se cumpliera.

“¿Por qué no hay mujeres en la cultura hacker?” se preguntan algunas sin darse cuenta que se están respondiendo a sí mismas. No es que nos hagan falta mujeres hacker, sino que nos hacen falta mujeres. No se pregunta por la falta de diversidad sino por la falta de objetos sexuales.

Se naturalizan los espacios como masculinos y la falta de diversidad se disfraza de falta de interés, invisibilizando a las hackers de otros géneros, que las hay pero que deciden no quedarse en lugares donde el acoso pasa desapercibido.

Tenemos que recordar siempre otra cosa: alguna vez en el ciberespacio, todas éramos perras.

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer
Nicolás Reynolds

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

17.293 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...