Estado, empresas y objetividad: el loop de la opresión

ADVERTENCIA: Al final de esta nota, se ven unas tetas muy lindas.

La gente votó un cambio. Todas lo votamos. La diferencia es el momento en que se hace, qué cosas se pretende que cambien, la situación de quiénes queremos cambiar y cómo queremos que sea el cambio. En mi caso vengo votando un cambio desde que me permiten votar. Voté el cambio en el 2001, en el 2003, en el 2007, en el 2011 y en el 2015. Las últimas 3 veces que voté un cambio voté al peronismo, que es un partido que, al igual que el radicalismo, se ha caracterizado por despreciar a la izquierda, que es el marco ideológico en el que me paro. ¿Me decís que el peronismo no? Acordate de Lopez Rega. ¿Me decís que el radicalismo no? Acordate de Balbín. Aunque ejemplos en ambos espacios sobran (y no nombro referentes actuales para no desviar la discusión, aunque hoy sólo quedan de esas referentes). Vendrá alguna ortodoxa a decirme que una persona de izquierda no puede votar al peronismo. Contesto que se equivoca. No se ‘es’ de izquierda, sino que se ‘está’ a la izquierda. Si te parece rara la afirmación, ponete a pensar cuán de izquierda es la China comunista, y cuán de derecha la Venezuela chavista. Digo, me parece que aunque algunas troskystas se pongan testimoniales y pataleen, no hay mucho que decir.

Coyuntural o estructuralmente, fuerzas de derecha pueden tener posturas que favorezcan a quienes están en peores condiciones que las demás (que en nuestras sociedades además suelen se la mayoría y vivir en horrendos barrios con hermosos nombres: ‘La Gloria’ y ‘Flores’, son dos). Esa será una postura de izquierda, incluso si fuera espuria, porque los motivos de un comportamiento político son indistintos de las consecuencias que traen aparejados. En el terreno de los derechos, por ejemplo, no hay matices, o se está con los derechos o se está contra ellos. Si la más revolucionaria de las revolucionarias hace la revolución para salir en televisión (arriesga su vida y la de las demás con un motivo tan frívolo como ese), la revolución no es menos revolución por eso. La política, son los hechos que produce su accionar, lo demás es cháchara.

Ayer escuchaba una entrevista de Gabriel Conte a Gabriela Figueroa. Dos referentes de medios del macrismo y al mismo tiempo de la fuerza de rancia ultraderecha que ha vuelto a ser el radicalismo. Ambas con militancia radical (Conte fue parte del gobierno de Cobos, Figueroa llega allí de la mano de Sanz). Esta militancia oficialista de hoy, es mostrada como un estándar de objetividad. Es curioso cómo todo lo que no haya sido kirchnerista hoy es garantía de objetividad. Si alguien opina que se está hambreando al pueblo, seguro es porque es una fanática kirchnerista, algo totalmente subjetivo, nada objetivo como es el ajuste, la represión, la baja de salarios y el tarifazo, que son todas medidas objetivas. Lo objetivo, además, es que estamos ‘sincerando’ que la gente pobre no puede tener plata para cosas elementales como comer, mucho menos podrá ir al cine. Si prestás atención, en la frase anterior hay una trampa. El sinceramiento no implica que una persona pobre no puede ir al cine. Implica que una persona pobre NO DEBE ir al cine, porque ese es el lugar de una persona pobre en una sociedad como la nuestra, si lo hace, es irreal, y a eso se refería González Fraga, que preside el Banco Central de nuestro país, que tiene toda esa plata para ponerla en función, de otros países (lo que, por las dudas de que no conozca a González Fraga, constituye un acto de cipayismo y no de solidaridad). Pero cuando dijo que el kirchnerismo engañó haciendo creer a una empleada que tenía derechos, no te dijo algo: lo que le parece mal, no es el engaño del que habló (que es más que discutible), sino que la gente que es pobre, deje de ser pobre. El engaño, es ese: “Ud. es pobre, su rol es ser pobre, haga cosas de pobre, no se engañe ni se deje engañar” termina afirmando al tratar de engaño el hecho de que alguien pueda mejorar su vida.

La gente que no debía tener esa vida mejor que la que tenía antes, tenía plata y no satisfecha con eso, cometía la tropelía de gastarla. “Si la gente gasta plata genera inflación”, dicen actualmente (con lo que culpan a la gente que se da un gusto del desbalance económico). Eso, en un país con nuestros niveles de pobreza, necesariamente te saca del lugar de las más necesitadas. Ah, pero eso es un engaño. Una estafa de un gobierno malvado. Y hoy, ¿quién tiene la plata con la que las pobres iban al cine? Esa es fácil: González Fraga y todo lo que representa. ¿Y qué hará? También es fácil: dejará de repartirla e incluso de recaudarla, porque una plata que no se gasta en la sociedad, no tiene mucho que hacer en el estado, por lo que es ridículo tenerla en las cajas de las personas que construyen el país del que viven las empresas. Mejor, que la tengan las empresas y hagan lo que ellas quieran con esa plata, nada de cobrarles impuestos.

Así como el kirchnerismo polarizó con el concepto de ‘Nosotras o el horror’, el Macrismo está haciendo exactamente lo mismo, aunque con algunos matices diferentes, “ya vieron lo que generan los gobiernos populares” parecen decir. En consecuencia también genera que muchísimas personas adhieran a su postura, en este caso con el impulso que le da el cansancio producido por los errores que el kirchnerismo cometió como gestión (y que hoy comete como fuerza política). Un paréntesis: ni los viejos ni los nuevos errores parecen ser notados por quienes los cometen. Es un terreno complicado, porque esta gestión busca desandar muchas de las medidas acertadas de la anterior, pero lo presenta como una respuesta lógica y con el amparo de que ya no es ese kirchnerismo -que tanto hastió al 51% de la población- el que toma esas medidas, y como son exactamente lo opuesto (porque así les gusta mostrarse), entonces se trata de medidas acertadas.

Es como si yo aprovechara que en mi barrio vive una ladrona, y pidiera a la gente que me de su dinero, porque no soy la ladrona. ¡Ridículo!

Esto mismo sucede, aunque algo peor, dentro del periodismo. Miles de periodistas del mundo, desde que el periodismo existe como tal y seguramente desde antes, venimos sosteniendo la necesidad de un periodismo diferente, de medios de comunicación social que sean medios para la comunicación de la sociedad y no parte de la aparatología del poder un poder que vive del loop que generan esas empresas en connivencia con el poder, que es el que les garantiza los fondos y la legalidad de su desempeño.

Como parte fundamental del periodismo -y el negocio del que se tratan los medios- se basa en la credibilidad y esa credibilidad no puede conseguirse si los medios mienten o tergiversan la información, entonces uno de los requerimientos del oficio es la ‘objetividad’, algo que resulta imposible de lograr si la periodista que pretende ser objetiva tiene o tuvo vida, en algún momento de su existencia. Si no vivió y está muerta, tiene muchas chances de ser objetiva, siempre que haya llegado a muerta sin haber pasado por la vida. Porque vivir genera posturas, y esas posturas borran toda posibilidad de objetividad. De ahí en más, todo es subjetivo.

El concepto de periodismo militante viene de muy larga data. Y así como lo hizo con la ley de medios, el kirchnerismo se lo apropió y lo referenció como una de sus prácticas. Sus militantes también, y el aparato de propaganda del concepto fue tan grande que se instituyó que periodismo militante, es el periodismo kirchnersta. Otro ridículo, que además invisibiliza los planteos basales del concepto mismo de periodismo militante.

Al periodismo militante de los últimos 12 años se le achaca no haber sido objetivo, pero -especulo- esto no se da por la vocación de blandear la información para que resulte conveniente a la gestión de turno (que es algo tradicional en el periodismo), sino porque el concepto mismo de periodismo militante atenta contra el loop anterior: si nadie cree en un medio, ese medio no puede especular con el poder, no tiene respaldo. Muchas de quienes criticaron y critican al periodismo militante, son quienes se ven atacadas por utilizar su propia subjetividad en favor de sus intereses y/o de sus patronas. Desconocer o negar la subjetividad del periodismo, es en sí una mentira y las mentiras son un acto subjetivo. Reconocerla, obliga a las periodistas a no mentir y ser honestas, y eso puede resultar éticamente interesante, pero afecta las ventas y el poder de impacto de un medio, por lo que aquí entra en juego otro factor: el negocio de los medios, contra lo que termina atentando, por la misma lógica ancestral con la que se sostiene que el periodismo y las periodistas (pero no los medios) deben ser objetivas.

No me queda claro dónde queda algo tan básico como la línea editorial en esto de la objetividad. Una noticia lo es porque alguien cree que lo es, sino, no está en ninguna agenda, simplemente porque nadie ha pensado en eso. Ahora: vos que creés que el periodismo es objetivo, ¿cómo hacés para sostener ese pensamiento cuando dos medios destacan en su tapa noticias distintas? ¿Cuál de las dos noticias de tapa es la objetivamente importante? Te sumo algo, si medios y periodistas son objetivas, ¿por qué son diferentes las noticias que se destacan? Ahí hay un tufillo extraño.

Conte y Figueroa, defenestraban en la entrevista al periodismo militante por ser eminentemente subjetivo (Conte y Figueroa, al parecer, son un par de estatuas ya que emitían una opinión, algo totalmente subjetivo y prohibido a las periodistas, así como su compromiso político). No sólo ellas, también un montón de gente a la que quiero y respeto. Me parece que si alguien cree que no debe existir, está en su derecho de opinarlo. Ello no significa que porque a Conte y Figueroa -o al mundo entero- se le ocurra que esto debe ser así, deba serlo en los hechos, porque atenta directamente contra la libertad, especialmente contra la de expresión (que es la defensa de la subjetividad, individual y colectiva en sí). En esto hacemos una diferencia: No he escuchado a Conte, que es empleada de una empresa privada multinacional, decir que el periodismo con compromiso político no debe existir. A Figueroa, que es empleada del estado y referente de las fuerzas reaccionarias, sí.

Lo que transforma en militante al periodismo -y tanto atenta contra la libertad de expresión de las empresas, lo que marca el pulso del síndrome de estocolmo con que las defendemos- es su compromiso con las consecuencias de sus actos, no la ideología de las periodistas ni los medios de comunicación. Creo que a ninguna persona deja de resultarle obvia la intención de periodistas y medios de comunicación de instituir a Macri y todo lo que significa su institución. Y no es el republicanismo lo que las mueve. Algunas dirán que eso es así porque el estado les paga y seguramente tengan un margen de razón, pero la razón fundamental de que medios como el que dirige Conte tengan un compromiso con la gestión de Macri es que están de acuerdo con ella, la quieren. Son el periodismo militante que niega su militancia para poder sostener su postura como ‘natural’.

Aquí defendemos la libertad y defendemos el periodismo militante. Por lo que nos parece bien que los medios sostengan la postura que quieran, lo que nos parece mal, es que no se responsabilicen por las consecuencias de sus actos. Y no me refiero a resultados en encuestas sino al hecho de que producto de su accionar hoy hay mucha gente que miente cuando le preguntan dónde vive, porque su barrio es mostrado como una cueva de delincuentes y busca no ser tratada como una sólo por la trayectoria de sus vecinas. Si no fuera por estos vilipendios, a Kosteki y Santillán -que el 26 cumplen 14 años de asesinadas- no las habría matado la crisis sino la policía, la corrupción y un estado asesino. Me refiero a que hoy no sería novedoso hablar de ‘femicidios’ si los medios no los hubieran mostrado como ‘violencia doméstica’. Me refiero a que sabrías que en Mendoza la policía de Cornejo mató a dos niñas sólo por cantar murga. Me refiero a que en Mendoza te pueden llevar presa si sos trans, aunque tengas un DNI que te da el estado nacional en el que se reconoce tu identidad y el cruel, macabro y desesperanzadoramente interminable catálogo de aberraciones que suceden cotidianamente, que periodistas, medios, funcionarias y largo elenco callan o intentan ignorar.

No vamos a pararnos en la vereda también maniquea -pero fundamentalmente gorila- que sostiene que la gente piensa como piensa porque los medios le indican qué pensar. Eso es lisa y llanamente negarle a una persona su derecho a opinar, nada más fascista. Pero los medios sí controlamos en qué fijan la atención las personas que nos siguen y eso no puede dejar de resaltarse, porque nos habla de la particularidad de lo que se hace. Bueno, es una de las razones por las que existe la pauta oficial (eso y el republicanismo).

Vivir no es gratis, por lo que no cuestionamos que emprendimientos comunicacionales tengan un perfil económico, sea del tamaño que sea. Sí cuestionamos que las empresas periodísticas obtengan sus beneficios de cobrar por callar o cobrar por decir. Cuando los ingresos tienen esos orígenes y condiciones, lo que se negocia es el público (algo muy similar a lo que hace Google cuando vende la identidad de las personas). Negocia que ‘su’ público no conozca una determinada información o bien lo haga con un prisma que logre que el público en cuestión tienda a considerar de una determinada manera un asunto en particular (bien, mal, más o menos, etc.).

Un periodismo militante tiene como destinataria a sus lectoras, oyentes, televidentes y demás. A la sociedad en general, a la comunidad a la que se dirige y al pueblo del que forma parte. Lo que no significa que el periodismo militante deba ser periodismo popular, comunitario, contrainformativo ni similar. Un periodismo militante le habla a la gente, que es la razón de su existencia. Una empresa periodística, en cambio, le habla al poder, que es la razón de sus ingresos.

Aquí intentamos construir un espacio para la sociedad que queremos. Por un periodismo responsable de sus actos, por medios que no vendan a las lectoras. Por eso se pelea aquí. Lo demás, es cháchara.

¡Happy Hacking!

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

Periodista, ex directora de algunos medios, ex docente, ex trabajadora, ex uberante. Productora musical, militante social, murguera, programadora, diseñadora. Hacker. Directora de RevistaPPP.com. @PabloLozano13

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

17.293 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Loading Facebook Comments ...