¿Qué es y para qué sirve la obsolescencia programada?

En una localidad californiana llamada Livermore, funciona la lámpara eléctrica o bombilla más duradera del mundo. Ilumina desde el año 1901 el cuartel de bomberas. 

Esto pudo suceder porque las empresas de bombillas eléctricas se conforman como Cartel (sí, como las empresarias de la droga), recién en 1924 con el nombre de Phoebus y lo conformaban Phillips, Osram y Lámparas Z, entre muchas otras. Este Cartel de la bombilla eléctrica dispuso que las lámparas no podían seguir durando 2500 hs que era su duración promedio entonces y se seguía logrando lamparas como la de la Estación de bomberas de Livermore, según consideró esta Dinastía, que el negocio pasaba por un recambio constante de las lámparas, por lo que exigió al mercado que las lámparas producidas no superen las 1000 horas de vida útil, incluso idearon un sistema de castigo con multas draconianas y cercos comerciales. Este es el origen de un flagelo que nos sigue dañando económicamente y ambientalmente: La Obsolescencia Programada.

¿Es necesaria la obsolescencia programada?

No, bajo ningún punto de vista (exceptuando la acumulación capitalista) es necesario programar la vida útil de las cosas. La producción constante no es garantía de ocupación laboral como nos quieren hacer creer, y lo demuestran las altas cifras de desocupación mundial, la búsqueda de trabajo servil por parte de las corporaciones como es el trabajo esclavo en los talleres textiles de nuestro país, incluyendo el de nuestra primera dama la Sra. Awada, las líneas de emsamble de Apple en China con jornadas extenuantes de 10 a 16 hs por sueldos apenas útiles para pagar una pieza y cenas famélicas, las líneas de ensamble de Malasia y Pakistán de las Corporaciones Móviles que pagan sueldos inexistentes y no dudan de recurrir a la represión ante la negativa a trabajar.

¿Como podemos cambiar este estado de cosas?

Principalmente, podemos cambiar esta realidad limitando nuestro consumo. Formando un criterio de nuestra necesidad real. ¿Realmente necesitamos ese Smartphone o con nuestro celular aún cubrimos nuestras necesidades de comunicación? ¿Necesitamos ese TV 42” o podemos mantener nuestro viejo CMR de 29”? Y en caso de necesitar ese TV 42”, ¿somos cinéfilas, documentalistas y es fundamental tener una imagen grande y nítida con sonido envolvente¡ ¿Que destino le damos a ese TV 29”? ¿Hay algún Hacklab cerca para recibirla, arreglarla de ser necesario y distribuirla en alguna institución o escuela que lo necesite?

¿Sabías que hay organizaciones tecnológicas sociales que recuperan nuestros desperdicios electrónicos y les dan nueva vida? ¿Sabías que tus desperdicios terminan en vertederos ilegales, que contaminan el suelo, el agua y a la vida en general? ¿Que esos vertederos de productos eléctricos están por toda nuestra región, países africanos como Ghana o lugares remotos de Asia, o sea que las perjudicadas por la contaminación que produce la obsolescencia programada y nuestros hábitos de consumo son las más excluidas? Hoy, a dieciséis años del comienzo del siglo XXI, nadie puede decir que no sabe. Esto es denunciado por muchisimas organizaciones y ha sido documentado por diarios, canales de noticias y documentalistas independientes.

Decir que “no sabés”, es una señal de hasta donde podés hacerte el idiota, en el sentido tolstiano de la palabra.
La obsolescencia programada es un problema de distribución, solo la tercera parte de la población mundial tiene acceso a toda esa obsolescencia percibida que nos bombardean empresas de comunicación y de electrodomésticos. La obsolescencia es percibida cuando desde la publicidad te inculcan que tus aparatos o cosas ya cumplieron un ciclo y te hacen ver vieja, amarrete y fea, mientras si compras las cosas nuevas que te ofrecen te verán joven, dandy y bella. Pero para que vos te sientas linda hay dos tercios de la población que recibe tus desechos. Sos cómplice de la destrucción del ambiente, de la miseria de muchas humanas por tu desidia y tu falta de interés en algo más que ir al shopping.

En realidad, somos víctimas de una estafa, un complejo diseño de tecnologías que se aplican para mantenernos disconformes e insatisfechas.

Incluso la idea del anterior gobierno nacional y popular se basaba en esa idea: la de incentivar un consumo ilimitado, que mantuviera la economía en crecimiento, un crecimiento ilimitado que nos esta costando la desaparición del 75% de nuestros bosques y montes nativos, la contaminación de nuestros ríos (cinco ríos sanjuaninos contaminados por la empresa minera Barrick Gold) y la necesidad de expulsar a las comunidades campesinas y ciudadanas de territorios utilizables para la producción intensiva y extractivista.

La economía del crecimiento que produce el concepto de obsolescencia programada y percibida está basada en tres mecanismos que nos vacían de libertad: la publicidad como generadora de necesidades irreales, una mentira constante repetida hasta que se mete al nivel de la conciencia en nuestro imaginario, el concepto de lo Obsoleto y el endeudamiento a través del crédito. La economía del crecimiento está diseñada para ejercer un consumo ilimitado que se mantiene en el tiempo por la insatisfacción que nos hacen percibir, el rechazo a lo viejo, a lo pasado de moda como inservible, a una inclusión social inexistente y un endeudamiento que nos hace dependientes de más endeudamiento.

El modelo de endeudamiento de la cliente o usuaria de empresas automotrices es uno de los más antiguos, ya que surgió en la década del 20 como respuesta al Ford T y se diseñó para que cada 3 años la conductora, cambie su modelo de vehículo por el actual, devolviendo el suyo y renovando el crédito, convirtiéndose de esta manera en una deudora permanente de la empresa, que gana de esta manera mantener una entrada constante de activos y un mercado de usado en los países en desarrollo.

La economía de crecimiento copia y pega el estilo de vida estadounidense en todas las culturas. Pero esta copia de un estilo de vida que se basa en la idea del consumo ilimitado, tiene consecuencias nefastas en el mundo. Y no hablo solo de contaminación, sino también de guerras, asesinatos, financiación de políticas dependientes, destrucción de las empresas nacionales para su posterior privatización, retención de patentes, asesinatos de científicas y diseñadoras que promueven alternativas de decrecimiento.

En el Congo se financia e incentiva una guerra para conseguir coltán, que es solo uno de los 200 minerales que usa tu smartphone y uno de los 10 más importantes para la producción de componentes.

En este gráfico de Raise Hope for Congo podemos ver las empresas que compran minerales de sangre, que al consumirlos nos convierten en cómplices de uno de los etnocidios/genocidios más terribles de la historia que se está llevando a cabo en este momento.

Muchas de mis amigas me preguntan por qué sigo usando el mismo celular táctil desde hace 9 años y antes de ese, usé el mismo celular durante 10 años, por qué hace 10 años uso la misma netbook que uso en este momento, para escribir a todas les respondo lo mismo “uso sistemas libres para no ser cómplice”.

Pero mi decisión se debió a otro tipo de complicidad, más filosófica. Yo no quería ceder mi libertad y mis decisiones a las corporaciones y sus dictados, aún discuto con mis conocidas y mis propias hijas que quieren cambiar sus móviles todos los años. Tal vez este escribiendo esta nota para ellas.

Solo sé que durante los últimos diez años recorrí el país desde Calamuchita hasta Tafi Viejo y desde Barrancas hasta Salta, viví con mi actual compañera en Quimilí, Santiago del Estero y pude ver los montes arrasados por las topadoras, a las changuitas (niñas) llorando al costado del camino, la sangre sobre la tierra para extender la frontera extractiva, los boliches al costado del camino donde las camioneras y las camineras van a tomar y prostituir a mujeres encerradas en piezas oscuras. Toda la economía del crecimiento es perversa y financia un modelo de negocios que se basa en avaricia y egoísmo.

Como alguna vez dijo Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo, sobre la ignorancia de la medio pelo sobre la dictadura “Nadie puede ignorar a esta altura lo sucedido, si dice que no sabe se esta haciendo la boluda”. Lo mismo podemos decir de la ciudadana que cambia su móvil cada vez que recibe la llamada de una telemarketer o un mail de la telefónica, que cambia su auto cada tres años a sugerencia de la concesionaria amiga, su computadora porque el sistema operativo actualizado ya no corre.

La tecnología es una herramienta que nos ayuda a vivir más cómoda en un ambiente que nos era hostil, pero si esa tecnología lo domina todo, nos mantiene conectadas 24 hs los 365 días de nuestras vidas. Desde que nacemos casi, contamina nuestro ambiente y nos encierra en barrios privados ya no es esa herramienta, es el nuevo ambiente hostil.

Toda decisión de los Carteles antes fue Phoebus, hoy son Microsoft y Apple siempre esta destinada a ganar más dinero a costa de los pueblos que son mantenidos endeudados y contaminados. Les recomiendo darle una mirada al siguiente video para ver cómo se estructura la miseria, la deuda externa y la contaminación.

Hoy, distintas colectivas se plantean luchar contra la economía del crecimiento y su principal tecnología, la obsolescencia programada.
La más antigua de estas colectivas en lucha contra la obsolescencia, es sin dudas el movimiento del software libre, creada por Richard Stallman y que promueve un software que siga funcionando en computadores antiguos, lamentablemente las seguidoras del Open Source se han hecho muy fuertes y confunden a la gente con su software abierto y empecinado en seguir el tranco del software privativo, lo que ha hecho que mucho software que se considera libre (es solo abierto), no corra en mi net de 32 bit. Por ejemplo, no puedo correr ya Opensuse o Fedora en mi net, por suerte Manjaro no siguió la tendencia de Archlinux y mantuvo el soporte hacia las máquinas de 32 bits consideradas “antiguas”.

Hoy muchas emprendedoras se plantean una producción limitada de decrecimiento, siguen el modelo de negocios que se originó en el Software Libre de ganar con el soporte y ganar para vivir, no para ser multimillonarias al estilo Jobs o Gates.

Una de esas empresas es Fairphone, que promueve un celular “largasciente” o sea un celular que puede mantenerse en el tiempo, soportado para eso, con un soporte de piezas intercambiables y tecnología libre.

Proyectos como SocialRec o las Ingenieras de Yeblow en España, La iniciativa global de Amigas de la Tierra que derivó en el directorio de Alargascencia que está creando una base de datos para el mantenimiento de móviles, electrodomésticos y la compra-venta de productos usados para resistir la generación de desperdicios eléctronicos.

En Argentina aún estas iniciativas son muy invisibles a no ser por alguna universidad que promueve el reciclado de computadoras, pero hay varios proyectos surgidos de Movimientos Sociales en este sentido, fundamentalmente vinculados a la Ctep (Economía Popular), del movimiento cartonero y recicladoras que la integran. Y existe una Ley ya aprobada de la Diputada por el Frente Renovador Alberto Asseff, que como tantas otras caerá bajo el gobierno de CAMBIEMOS apertura de la importación mediante.

La razón de que un producto nacional, muchas veces sin mucho estilo y muy pesado sea más caro que uno importado es la durabilidad, el ahorro terminas perdiéndolo en la técnica que repara el aparato o la compra de otro aparato para reemplazo.

Por último esta el Movimiento SOP Sin Obsolescencia Programada, que trata de poner en la agenda política de los países el problema.

Terminar con esta problemática es fácil y no tiene que ver con leyes y controles estatales, aunque sean una forma. Depende de nosotras de nuestra decisión de no consumir lo que no necesitamos, de no consumir por prestigio social y estética, de promover una distribución justa de las riquezas que alcance a todas las humanas. Es tu decisión dejar de transferirla a políticas y empresarias.

https://youtu.be/uGAghAZRMyU
https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1rtel_Phoebus
http://www.telam.com.ar/notas/201602/137146-contaminacion-rios-cianuro-san-juan-barrick-gold.html
http://www.concienciaeco.com/2015/04/23/tiene-tu-smartphone-minerales-de-sangre/
http://vivoemprendiendo.com/2014/02/10/obsolescencia-programada-comprar-tirar-comprar/
http://www.coiim.es/revista/Articulos/53_Art.%20Obsolescencia%20Programada.aspx

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer
Walter

Defensora del software libre y el No a las patentes desde 1995. Usuaria de MUSIX-UTUTO-DRAGORA. Miembro de LUNAR (movimiento de software libre argentino disidente de SOLAR). Haklab Barracas. Creadora del Proyecto Hackuelas. Escritora de Ciencia Ficción y de Historias Sociales. http://galleguindioramirez.es/

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...