Un test para medir la salud de tu oído

Si hay algo a lo que vivimos constantemente expuestas es a la estimulación sensorial. Esto se debe a que estamos vivas, y en consecuencia… vivimos. Los sentidos son nuestra forma de relacionarnos con el mundo, pero rara vez nos concentramos en su salud, salvo que tengamos algún problema notable en alguno de ellos.

El capitalismo en el que estamos sumergidas se vale de la sobre estimulación sensorial para vendernos cada vez más cosas. Tal vez sea una de las formas más efectivas de generar en la gente la necesidad de comprar cosas que realmente no necesitan, para poder obtener dinero de las necesidades de la gente, una piedra basal del comercio. En casos como el de hoy, en que nos centramos en el oído, el problema de no concentrarnos en la salud de nuestros sentidos está en que a diario vivimos expuestas a estímulos dañinos para nuestra salud. Gran cantidad de los objetos que utilizamos a diario (reproductores de audio, radios, equipos de sonido) y el propio ambiente -dependiendo de donde vivamos- que nos recibe con obras, escapes libres, gritos y ruidos verdaderamente fuertes van dañando innecesaria y silenciosamente nuestro oído.

Paralelo a esto, la pérdida del oído es un fenómeno natural en la vida de las personas. Cuando niñas y jóvenes escuchamos un rango de frecuencias muy superior al que somos capaces de notar en edades más avanzadas. Como la pérdida de oído es gradual, tanto la auditiva como la que nos produce el sistema para vendernos cosas, rara vez lo notamos. En esto hay que saludar los estudios de salud laboral que se llevan adelante en algunas empresas, pues permiten notar problemas auditivos de manera temprana y corregir todo aquello para lo que todavía estemos a tiempo.

Hoy te invitamos, como ejercicio lúdico ya que no puede considerarse que este test sea de carácter médico a probar un test que publican en BuzzFeed que probablemente te resulte interesante y que aconsejamos hacer. En el test se expone a personas de distintas edades a diferentes estímulos auditivos en distintas frecuencias. Se muestra la edad de cada persona y su reacción, pero además se reproduce el sonido al que fueron expuestas para que vos también puedas experimentarlo. El test es el que sigue.

El test se pregunta ¿cuán deteriorados están nuestros oídos en realidad? Existen muchas pruebas, la mayoría incluso mejores que esta, pero resulta interesante ver las caras de las personas que reciben los estímulos del vídeo. En esta prueba, las frecuencias emitidas van desde los 8kHz hasta los 20 kHz, casi el rango teórico completo del oído humano.

En caso de que no hayas estado en condiciones de escuchar alguna frecuencia, te recomendamos hacerte un estudio para buscar los motivos que pudieran haber generado esa situación y si son atendibles. Ahora, que ya lo hiciste, te cuento una pequeña trampa: YouTube no es el mejor lugar para hacer este tipo de pruebas. No sólo porque no se trata de pruebas de carácter médico, con una profesional de la materia analizando los resultado. Hay algo un poco peor: YouTube comprime todas las frecuencias superiores a los 17khz, por lo que si no escuchaste nada por encima de eso, esa es la razón principal. Pero, ahora que sufriste el desaire de saber que hay frecuencias que no podés escuchar, tal vez sea un buen momento para hacerte una audiometría.

Animate y sacate las dudas.

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

Estudiante de comunicación social. Trata de ser un ser humano la mayoría del tiempo. Le gustan las pastas y el asado. https://www.facebook.com/exequielignacio.morales

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...