Una app mendocina para argumentar y compartir tu voto

El terreno de las apps de participación social suele estar plagado de herramientas que no miden lo que se pretende. Así es que nos encontramos con que una desarrolladora crea una aplicación para medir la inseguridad en base a las denuncias que pudieran hacer supuestas agredidas. Este concepto parte de la idea de que una persona agredida dirá necesariamente la verdad. Algo totalmente ridículo (que a la postre además es falso: las personas agredidas quieren liberar su ira, no aportar mensajes de paz). El final de la app es un compendio de denuncias en las que no se puede confiar, y cuyo destino nadie revisará. Pero la gente igual las usa y si una mira las redes de estas personas nota que lo hace asiduamente. Particularmente, en apps para denunciar hechos vinculados a la seguridad o la violencia, las agredidas suelen ser las mismas y las agresoras siempre llevar gorrita y ser pobres.

Si vamos a apps que podrían competir con la de hoy, aparecen apps que sólo suman a nivel estadístico y que además son pobrísimas. En escenarios como el actual donde sólo se puede elegir entre dos candidatas, nos presentarían un botón para cada una y publicarían los resultados en Internet diciendo que en esa app gana tal o cual candidata. Es lo menos serio del universo, pero cada vez que aparece alguna, los diarios locales las levantan y las muestran como reales. Claro, ¿quién va a dudar de un programa hecho por una desarrolladora que no conocemos, teñido del contexto electoral polarizado, publicado por medios que responden a un sector del poder? Es indudable la objetividad.

El asunto es que la de hoy parecía ser sólo otra app más, pero tiene características que la hacen realmente interesante y la primera es que te invita a que argumentes por qué vas a votar a alguien. Este es un ejercicio que deberíamos realizar todas: pensar por qué vamos a votar a alguien. El sistema, los partidos tradicionales, las empresas periodísticas, todas nos piden que no pensemos mucho a quién votar, sólo que estemos a favor o en contra, y como el pueblo somos nosotras, tenemos que desoír esos planteos, porque nos desempoderan, buscan usarnos. Las ciudadanas tenemos voto, pero queremos voz, y tenemos que empezar a reclamarlas.

El actual es un escenario donde unas te convocan a cambiar la presidente y otras te convocan a que cambies el nombre del partido que gobierna, otras te dicen que este contexto, en el que tenemos que tomar decisiones entre dos candidatas y sus modelos de país, es el momento para quedarse calladas y dejar que todas las demás decidan quién nos gobierna. Desde aquí, creemos que es el momento para argumentar, para sostener el por qué de nuestro voto, pero no ante un partido o un canal, sino ante nosotras mismas, nuestras familiares y la gente que queremos. Desde aquí te invitamos a que no votes los slóganes de campaña, porque los slóganes responden a cosas que pasan durante un gobierno y no en una elección en ballotaje. Y si te interesa, desde aquí nos fijamos qué hará cada candidata con la gente que no tiene poder, que no tiene para comer, y con la gente pobre, que es gente que sólo tiene cosas para perder en escenarios como este. Claro que pensamos que una elección como esta no significa un cambio trascendental y profundo en lo estructural de la sociedad y del sistema, eso es algo que una elección no resuelve. Pero qué hará el estado -que nos pertenece a todas nosotras- con la gente a la que el sistema le niega la condición de ciudadanía, no es algo que quede nebuloso entre las propuestas de Scioli o Macri.

Yo además te sugiero, si querés, que trates de argumentar tu voto. Esto significa que frases como “no me gusta”, “no la quiero”, “para sentirme bien”, “un cambio” o “continuidad” y frases por el estilo que sólo hablan de una situación a nuestros adentros. ¿Por qué? Porque estamos ante una situación y en un contexto que requiere que tomemos decisiones y en el que además, producto de la polarización, es bueno compartir argumentos, porque la mayoría de lo que se dice es emocional, y lo malo de las emociones en este caso es que las emociones son indistintas al contexto. Si odiamos a una candidata y amamos a la otra, lo seguiremos haciendo, pero si argumentamos el por qué, por ahí notamos a quién verdaderamente queremos votar, en base a sus propuestas, que es la idea de todo esto.

Por eso y mucho más que no agregamos aquí para no darle tanta vuelta, te invito a probar “Voto con Memoria” una app que por sus colores y su nombre tal vez te parezca teñida de un color político, pero que no te dice a quién votar y que además convoca a votar en positivo, por algo que sí querés que suceda. Independientemente del sector político con el que estés de acuerdo y de quién presida el país después el mes que viene, tenemos que votar por las cosas que queremos que pasen, y esta app que además fue desarrollada aquí en Mendoza por Jorge Gustavo D’Angelo a quien saludamos desde Tribuna Hacker por su iniciativa, realmente colabora con que pensemos qué decisión queremos tomar y por qué.

Usarla es realmente fácil e intuitivo, arriba tenés algunos motivos para usarla, pero hay uno bastante interesante para elegirla: tan sincera es en su búsqueda, que sólo requiere permisos para tomar fotos y subirlas a la red.

Dale una probadita.

¡Happy Hacking!

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

Periodista, ex directora de algunos medios, ex docente, ex trabajadora, ex uberante. Productora musical, militante social, murguera, programadora, diseñadora. Hacker. @PabloLozano13

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...