Desaparecidas en democracia: Nunca digas nunca…

Mi compañera me dice “no escribas” cuando me ve con la garganta sujetada y las lágrimas caer por mi barbilla. Sé que esto no es profesional; no lo soy, he sido toda mi vida una mujer contra la Vacuidad.

Me es imposible entender el enrequicimiento de unas pocas, la muerte de las que dicen no. Dirán tal vez que soy ingenua, yo les aseguro que no es así; solo me baso en una simple ley matemática que promueve que mil kilos de plumas pesan más que 10 kilos de oro; o sea sí un 95% de las habitantes del planeta producimos todo lo existente ¿por qué sólo un 5% acumula el 90% de los recursos disponibles?

Y a mis cincuenta años soy un convencido de que las 30.000 desaparecidas querían cambiar esta injusticia, por eso lzs desaparecieron. Que cada desaparecida en democracia, es una hacker queriendo cambiar esa realidad putona que determina la miseria existente de millones de personas, y por eso desaparece.

Pasaron treinta años, desde que terminá la más cruel dictadura argentina. Esa etapa de nuestra historia nos costó más de 30000 sueños, ametralladoras emplazadas en los cordones industriales, cientas de presas políticas que recuperaron su libertad ya bien entrado el gobierno de Alfonsín.
Sin embargo; sigue existiendo una estructura de desaparecedoras. Siguen existiendo personas que no están vivas ni muertas, son desaparecidas.

Vivimos en un país y un mundo donde todas gritan si se promueve un subsidio a personas transexuales, o un impuesto a las riquezas, o limitaciones al dólar; pero absolutamente nadie grita por la cantidad de mujeres desaparecidas para proveer la red de trata, la cantidad de campesinas y originarias que son desalojadas y asesinadas para agrandar los territorios de la República sojera; o sea lo único que importa parece ser la acumulación, tener más. El asesinato y desaparición de esas “pobres” no importa; por “algo será”, “que querés si se vestía como una puta”, “debe haberse ido con un macho” y un largo etc…

El periodista de Santa Fe, conductor y productor de espacios en LT 10 y en televisión, Roque Piceda dice en una nota: “Sostener la teoría de las desaparecidas en democracia es equivalente a decir que los gobiernos de Raúl Alfonsín, Carlos Saúl Menem, Fernando de la Rúa, Nestor Kirchner y Cristina Fernández son exactamente iguales e idénticos al proceder de Videla, Viola, Galtieri y Bignone.
Entendemos que no es justo, porque desde el 24 de marzo de 1976 contaron con el poderío y la impunidad del Estado absoluto, secuestrando, torturando y asesinando a miles de seres humanos” me permito disentir:

Las democracias representativas no son garantía de libertad. Por eso las hackers y aquellas que adscribimos a sus movimientos usamos nicks, redes criptadas y máscaras. El estado es el mismo; sus fuerzas represivas son las mismas.

Tal vez deberíamos recordar lo escrito por Rodolfo Walsh en ¿Quién Mato a Rosendo?: “No se trata, por supuesto, que el sistema, el gobierno, la justicia sean impotentes para esclarecer este triple homicidio. Es que son cómplices de este triple homicidio, es que son encubridores de las asesinas. Sin duda ellas disponen de la misma evidencia que yo he publicado y que en otras circunstancias servirían para encarcelar a Vandor y su grupo. Si no lo hacen es porque Vandor les sirve. Y si Vandor les sirve es, entre otras cosas, porque esa amenaza está pendiente sobre él”.

En Argentina las cifras no son las de México; pero igual alarman, 210 personas desaparecidas y 68 muertas vinculadas a la protesta social. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que los lobby y trush (ya convertidos en Carteles) empiecen a exigir la total dominación de los territorios y los grupos de tareas de la bonaerense, la policía metropolitana, la policía municipal, provincial y la gendarmería, pueblen nuestros montes, cerros, baldíos de cadáveres?

Un gobierno que sostiene a sus Fuerzas Armadas, protege los intereses de monopolios y bancos; sólo puede sostenerse en base al miedo y las desaparecidas son un fantasma que agita nuestras consciencias aprisionándolas en el bien pensar.

El Estado en tanto garante y representante de las oligarquías financieras y terratenientes, necesita del terror para gobernar e imponer políticas de explotación y exclusión que sólo benefician a una minoría; no es casual que el gobierno argentino con mayor número de muertas durante estos años es el de De La Rua. Como hoy el de México es el de Peña Nieto.

Mientras no haya un compromiso real de los gobiernos a garantizar la tierra, el pan y la paz de sus habitantes; sólo serán meras administradoras de las cajas y la mano de obra barata del estado.

Las invito a ver un documental que fue realizado por anónimas, sin plata, ni estructuras, sólo con la ayuda de las que luchan. El documental se llama “Nunca digas nunca” y relata la larga lista de personas que no están ni vivas, ni muertas. La lista de personas que cuando son halladas están en fosas comunes o basureros, esas personas que fueron secuestradas, privadas de su libertad y asesinadas por criminales sin juicio, ni condena. Ante la más feroz inoperancia de un Estado, sin importar el color político que luzca.
Fuentes:
https://acevedo360.wordpress.com/2013/12/16/30-anos-de-democracia-desaparecidos-y-muertes-por-represion-a-la-protesta-social-cifras-que-alarman/
http://www.paginapolitica.com/opiniones/desaparecidos-en-democracia-y-nunca-mases.htm
http://www.cgtargentinos.org/
http://www.lanacion.com.ar/1596625-las-mujeres-que-nadie-logra-hallar
http://www.infobae.com/2013/10/11/1515343-hay-al-menos-86-mujeres-12-y-30-anos-desaparecidas-argentina

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer
Walter

Defensora del software libre y el No a las patentes desde 1995. Usuaria de MUSIX-UTUTO-DRAGORA. Miembro de LUNAR (movimiento de software libre argentino disidente de SOLAR). Haklab Barracas. Creadora del Proyecto Hackuelas. Escritora de Ciencia Ficción y de Historias Sociales. http://galleguindioramirez.es/

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...