Bruce Levine: «La tecnología es parte de la religión del consumismo fundamentalista»

Durante la primer parte de la entrevista nos dedicamos a explorar por qué la juventud no se levanta masivamente contra las injusticias, por qué el consumismo destruye la libertad y qué papel juega la informática. Ahora la idea es charlar sobre software libre y sobre cómo sortear la “pesadilla americana”, un modo de vida que destruye la felicidad de millones de personas en la actualidad.

- Pienso que convocar protestas u organizar movimientos cooperativos contra el poder opresor usando Facebook o Twitter hace que las espías de los gobiernos posean toda la información que necesita para frenar las protestas, disturbios, grupos cooperativos, etc .

¿Cuál es su opinión sobre los logros de la filosofía del software libre? Me refiero a Wikipedia, GNU/Linux, Firefox y otras herramientas que fomentan la colaboración.

Las herramientas que fomentan colaboración son sin duda una buena cosa. Incluso las luditas no estaban en contra de la tecnología en sí misma – de hecho, utilizaban la tecnología. Las luditas , como todas las seres humanas inteligentes, estaban en contra de una nueva tecnología que podría borrar su autonomía, crear trabajo aburrido, bajar su nivel de vida y disminuir la calidad de sus vidas.

Tenemos que rebelarnos contra la adoración de todas las nuevas tecnologías, lo cual es parte de la religión moderna del consumismo fundamentalista. Sin embargo, eso no significa que debamos tener miedo de la tecnología. Pero debemos analizar y no adorar a las nuevas tecnologías, y rechazar aquellas tecnologías que destruyan nuestra autonomía, la comunidad y la humanidad.
- Una vez que tenemos el diagnóstico de por qué las jóvenes, en general, no se rebelan contra la injusticia y la opresión: ¿Qué podemos hacer para resolver el problema? ¿Cuáles son las claves para salir de esta pesadilla que puso en peligro la paz en el mundo otra vez?

No puedo hablar por el resto del mundo, porque creo que las jóvenes de muchas partes del mundo – especialmente en el Medio Oriente, América del Sur, e incluso partes de Europa no han sido ni de lejos tan pacificados como las niñas estadounidenses. Por ejemplo, las jóvenes en Francia, México y otras naciones salen a la calle cuando su matrícula universitaria y las tarifas se elevan, pero las niñas estadounidenses lo toman pasivamente .

Por lo tanto, me parece que, con algunas excepciones maravillosas de coraje, jóvenes y ancianas estadounidenses han sucumbido a la “psicología de la opresión”, que es una especie de fatalismo y derrotismo.

Paulo Freire, educador brasileño y autor de Pedagogía de la oprimida, e Ignacio Martín – Baró , el psicólogo salvadoreño y divulgador de la “psicología de la liberación”, escribieron acerca de este fenómeno. También lo hizo Bob Marley, cuyas canciones han inspirado a millones de personas. Muchas estadounidenses sienten vergüenza de aceptar que también nosotras, después de años de sometimiento a la «corporatocracia» interna, hemos desarrollado lo que Marley llama “esclavitud mental”.

Esta psicología de la opresión y la esclavitud mental es esencialmente un síndrome de abuso. Con el fin de recuperarse de los síndromes de abusos, debemos dar el primer paso para salir de la negación. En el caso de abuso de la corporatocracia, esto significa aceptar que nos hemos convertido en un pueblo subyugado, como muchas otras sociedades colonizadas del mundo. Parte de la curación de la humillación de la opresión es dejar de lado la vergüenza por haber sido engañados. Hay dignidad, humildad y fortaleza para enfrentar el hecho de que, mientras que podemos haber comprado alguna vez algunas mentiras, ya no lo haremos. Tenemos que perdonarnos a nosotras mismas por haber aceptado las mentiras de la abusadora. Debemos recordar que las mentirosas a las que nos enfrentamos son a menudo muy buenas mintiendo. Perdonarnos crea una mayor compasión por nuestras compatriotas que siguen comprando las mentiras, y esta compasión nos hace activistas más eficaces. También ayuda a tener un sentido del humor. El tema de mi último libro, «Get Up ,Stand Up» es la forma en que las estadounidenses se han quebrado y la manera de cómo recuperarse del abuso de la corporatocracia, recuperar la plenitud y la fuerza.
- Tengo un amigo norteamericano que es padre de un niño de 19 años. Dice que existe un grave problema con las píldoras. Luchó contra el sistema para evitar que su hijo tomara las pastillas, y después de 4 años perdió la guerra, por lo que su hijo empezó a tomarlas para eliminar su personalidad y convertirse en dócil. Nunca estuvo con una chica y nunca lo intenta, no tiene a nadie en la universidad o en el trabajo. Tomó las pastillas para sobrevivir la escuela, y funcionó en ese sentido. Antes de las pastillas, estaba constantemente al borde del fracaso escolar pero, desde entonces, fue un casi perfecto estudiante. Camina con la cabeza hacia el suelo y los hombros bajos en una postura sumisa. Es como una vaca o una oveja, completa y totalmente dócil, vacío, sin esperanza, un autómata. Es muy triste, y no sabe qué hacer.
¿Qué deben hacer?

Sí, esto es muy común. Robert Whitaker, el periodista investigador, ha escrito sobre este fenómeno en «Anatomía de una Epidemia» en la que los problemas leves y episódicos son transformados por las drogas psiquiátricas en problemas graves y crónicos.

La buena noticia es que entre las tantas personas que han sufrido este destino, muchas se han convertido en activistas “sobrevivientes psiquiátricas”. Una organización sobreviviente de la psiquiatría es brillante: MindFreedom en www.mindfreedom.org. Otro excelente sitio web donde tanto las profesionales de la salud mental como las sobrevivientes psiquiátricas escriben se llama «Loca en América»: www.madinamerica.com, y las lectoras pueden obtener buenas ideas aquí sobre las demás se han recuperado del abuso de drogas psiquiátricas, la opresión y el aislamiento.

Si bien hay un puñado de profesionales de salud mental disidentes que pueden ser útiles, mucha gente en la posición del hijo de tu amigo consiguen unir sus vidas junto con el apoyo de pares. Un buen lugar para comenzar es el enlace de recursos en www.madinamerica.com

- Esas organizaciones parecen muy prometedoras: me alegra saber que existen. Finalmente, Bruce, yo quería saber si nos podés dar una idea acerca de cómo llegaste a ser vos mismo un “error del sistema” en una sociedad altamente controlada como los EE.UU.

“Error del sistema” – bueno, me han llamado de muchas formas, pero nunca eso anteriormente. Supongo que estás preguntando cómo me deslicé a través del proceso de selección y la socialización profesional de la salud mental, un proceso que es realmente acerca de aprender a ser, en términos del historiador Howard Zinn , “un guardia en el sistema”, alguien que mantiene el status quo patologizando al pueblo rebelde. Pude sortearlo gracias a un montón de suerte. Entre mis compañeras de entrenamiento, muchas de las más críticas en materia de pensamiento y de las mejores terapeutas renunciaron con disgusto, y probablemente habría abandonado también si hubiera sido de la clase alta y hubiera tenido múltiples oportunidades. Pero cuando estaba en mi entrenamiento en mis principios -rondaba los 20 años de edad- tenía opciones limitadas. Así que, con mucha ira y depresión, lo superé. Parte de lo que me permitió superarlo fue que esperaba que yo pudiera hacer de mi miseria algo significativo mediante la escritura con mi proceso de formación y profesionalización, informando al mundo de lo que pasa en la profesión de la salud mental.

Así que, irónicamente, como tengo un doctorado me toman más en serio en los medios de comunicación a pesar de que el proceso por el que las psicólogas y psiquiatras reciben sus títulos de postgrado debería darles menos credibilidad, a menos que hayan puesto una gran cantidad de energía en rebelarse contra eso. Mientras que la sociedad norteamericana es muy buena para marginar más a las que se rebelan contra las autoridades ilegítimas, supongo que no pueden marginarnos a todas.

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...