/#Dossier Educación: Los nuevos roles y una pregunta

#Dossier Educación: Los nuevos roles y una pregunta

Hoy las alumnas están sometidas a una serie de incentivos y conocimientos extracurriculares, como no hubo nunca en la historia. Hoy las jóvenes aprenden idiomas chateando con otras que viven en la otra punta del planeta. O conocen la historia leyendo documentos en el sitio web del Museo Histórico de la región. A esta realidad se enfrenta el docente hoy; y debe aceptar otros roles para cumplir su tarea. Esos roles trataremos de analizar hoy.

1. ¡Hay que hackear la educación!

Una hacker es alguien que se divierte y siente pasión por lo que hace; busca soluciones innovadoras y cultiva un principio fundamental: ¡ESTÁ EN CONTRA DE TODA AUTORIDAD! Quiere que la comunidad esté integrada por personas autogestionadas que deciden su propio destino.

La Educación está diseñada para formar ciudadanas respetuosas que obedezcan la ley, las instituciones, al estado y a la propiedad. La Hacker sólo cree en la comunidad y el mejoramiento de todo sistema (desde un sistema informático hasta un sistema social). En mi caso además he comprobado a lo largo de las últimas décadas que la mejor forma es el trabajo colaborativo, la comunidad. El comunismo de pares.

Las hackers han desarrollado un nuevo sistema (hoy en boga, gracias al Presidente Correa y su Buen Vivir-Buen Conocer) la Economía del Conocimiento, donde con una sencilla red de hacklabs, hackspaces, listas de correos distribuyen democráticamente sus conocimientos y aprenden sin la necesidad de docentes, ni instituciones educativas.

A esto nos referimos cuando hablamos de hackear la educación. Una comunidad de pares donde todas sean docentes y alumnas; atreverse a enseñar y a reaprender permanentemente.

2. El Docente como Productora de Innovación.

El docente ha ocupado desde siempre en el Capitalismo Industrial y Financiero el papel de mera reproductora de un conocimiento predigerido, censurado convenientemente por las necesidades de un estado. Esa visión del docente como pensadora o constructora de las formas de hacer filosofía terminó con el despellejamiento de Hipatya por las primeras cristianas; desde entonces el rol del docente fue el de reproductora, en tanto titere de un sistema de control.

En el siglo XX varias colectivas pedagógicas bascaron la ruptura con el sistema opresor y buscaron conformar una educación propia de las comunidades. Muestra de ello son la Pedagogía Anarquista y la Educación Popular, pero tanto una como otra han terminado como experimentos puntuales, que han mantenido la exclusión en muchos casos; y otros muchos casos han sido posturas de legalización ante comunidades que vienen experimentando cambios desiguales y combinados, que han mantenido las desigualdades y produciendo grietas en procesos mucho más transformadores que los que implantaron con un impostado progresismo.

El docente aquí debe intervenir como la compositora o la pintora que mezclando saberes, tonos y colores; logra nuevas formas de distribución del conocimiento. El docente debe recuperar ese lugar de saber y de investigadora que perdió con el advenimiento de la Era oscura y la Posterior Industrial.

La pregunta sin dudas es ¿Puede el docente independizarse del estado y las privadas? y a mí me cabe la duda…

¿Te gustó esta nota? ¡Matenete en contacto! Registrate o sumate  a las comunidades en Facebook y Twitter

TAGS:

Defensora del software libre y el No a las patentes desde 1995. Usuaria de MUSIX-UTUTO-DRAGORA. Miembro de LUNAR (movimiento de software libre argentino disidente de SOLAR). Haklab Barracas. Creadora del Proyecto Hackuelas. Escritora de Ciencia Ficción y de Historias Sociales. http://galleguindioramirez.es/