Cómo hackear tu celular

Desbloquear, liberar, Jailbreaking, rootear, dual boot y demás. ¿Para qué sirven? Enterate qué podés hacer para liberar tu teléfono.

Los títulos y bajadas son muchas veces, como en el caso de hoy, algo escuetos como para poder definir exactamente de qué hablamos. Hoy te voy a contar algunos conceptos respecto de los teléfonos celulares cuyo conocimiento puede ayudarte a buscar en Internet cómo hacer una determinada cosa y con qué objetivo hacerlo.

Antes que nada: no te voy a contar cómo sacar un teléfono de banda negativa.

Cuando hablamos de desbloquear o liberar un teléfono, nos referimos a la posibilidad de utilizarlo con cualquier compañía telefónica. Sucede que en esto de la tecnología el principal negocio no es tu satisfacción sino cuán esclavizado/a te tengan. Las compañías telefónicas bloquean teléfonos con el objetivo de obligarte a comprar otro en caso de que quieras cambiar de compañía. Se trata de una maniobra bastante fuerte, por lo que la mayoría de las personas, si quiere cambiar de teléfono y -por ejemplo- comprar uno usado, buscan uno de la misma compañía. Es por esto que los teléfonos liberados son TAN caros. La liberación del teléfono también se compra, y se trata sólo de un código que te provee tu compañía telefónica (por lo general el DNI del titular de la línea) que se introduce en una pantalla que aparece cuando ponemos un chip de una compañía para la que el teléfono está bloqueado.

 

¿Para qué sirve desbloquear/liberar? Para poder cambiar de compañía cada vez que se te ocurra hacerlo. Ahora que existe a portabilidad numérica -y no te secuestran el número si querés cambiar de compañía- liberar es una muy buena opción para conservar tu teléfono y cambiar a una empresa que te satisfaga mejor. Por desgracia, la gran mayoría dan pena.

Jailbreaking

Con este concepto (algo así como sacar de la cárcel) se denomina al proceso a través del que se remueven las limitaciones que pone en tu dispositivo la empresa que lo fabricó. Esto es bastante común en los teléfonos con Apple iOS, ya que esta empresa se caracteriza por impedirte instalar aplicaciones que no estén dentro de su App Store, aunque en algunas versiones de Android esto pasa igualmente. Por otro lado, muchas empresas por cuestiones de costos, hacen una gran cantidad de modelos de teléfono pero con el mismo hardware. Sí, como lo leíste. ¿Y por qué no lo podés usar? Porque el sistema que instalan en el teléfono carece de software que te permita utilizarlo. De esta forma, producen masivamente un solo equipo (reduciendo enormemente los costos) y te cobran más caro o más barato por el software que le instalan. Un buen ejemplo fue el Motorola Dext (Cliq, en EEUU), que contaba con un hardware de avanzada, pero no podía actualizársele el sistema operativo. De esta forma, los fabricantes de teléfono te obligaban a comprar otro teléfono en caso de querer usar un sistema operativo más nuevo que el que tenías.

 

 

La otra alternativa es instalar otro sistema operativo. Obviamente, ningún Android oficial va a contradecir a la empresa que lo incluye en sus equipos, es por esto, que sólo instalando distribuciones libres o comunitarias como Replicant y Cyanogenmod, podés utilizar el 100% de tu hardware, más allá de lo que quiera tu compañía de teléfono.

El Jailbraekng entonces, sirve para poder instalar aplicaciones que los desarrolladores del software que usás no quieren que instales.

Rooteo

Este es un concepto que viene del usuario Root de GNU/Linux. Todos los GNU/Linux cuentan con un usuario administrativo todopoderoso llamado “root”. Son tantas y tan peligrosas las cosas que pueden hacerse con este usuario, que se desaconseja utilizar el sistema con él. Para esto se lo invoca con el comando “sudo” que es un acrónimo de “super user does” (según he leído en algunos lugares). Esto significa que el usuarioX va a invocar los permisos de “root” para realizar una determinada operación.

 

Entonces, rootear un equipo es ganar acceso root a un dispositivo. Esto se hace mayormente en teléfonos con Android,porque está basado en GNU/Linux, pero puede ocurrir en cualquier derivado de GNU/Linux que esté funcionando en cualquier tipo de dispositivo. Luego de rootear un teléfono, podés dar permisos específicos a una determinada aplicación para que se ejecute como usuario root, habilitándola para hacer todo  lo que a ella o a vos se les antoje con el sistema operativo. Por ejemplo, una aplicación con permisos root, podría desinstalar las aplicaciones esenciales del sistema, instalar otras en su lugar, revocar permisos que concediste a una determinada aplicación y hacer lo que se te ocurra.

Rootear un teléfono te da tanto poder, que te expone, salvo que sepas cómo usarlo o quieras aprender, sabé que tornás el sistema un poco más vulnerable, producto de que las aplicaciones podrían ejecutarse en modo root. De igual manera, cada vez que vas a ejecutar algo en modo root, el sistema te pide que des los permisos para eso (al menos en la mayoría de los casos).

En algunos dispositivos, el rooteo debe ser acompañado del jailbreaking, producto de que muchas empresas no quieren que vos puedas hacer lo que se te ocurra con el teléfono, por lo que rootear requiere de un exploit de seguridad específico para esto, y en particular para tu teléfono y modelo. En otros teléfonos, como algunos Nexus, rootear no requiere de ningún exploit.

Bootloader

¿Sabías que podés utilizar más de un sistema operativo en tu celular? Esto es algo verdaderamente interesante y, obviamente, prohibido por la mayoría de las compañías. Suponete que te gustaría utilizar un Android que no te espíe, ni que te persiga, ni te venda, y además te permita aprovechar todo el potencia de tu teléfono y que hay una versión de Cyanogenmod que te permite todo eso, salvo filmar con la cámara del teléfono.

 

En ese caso, podés instalar esa versión de Cyanogenmod para tenerla como sistema operativo principal y, luego cuando quieras usar la cámara, reiniciás el teléfono e iniciás el sistema operativo original. A esto se llama doble booteo y se hace a través de un boot loader, que se encarga de permitirte elegir qué sistema iniciar y de efectivamente iniciarlo.

 

Muchos teléfonos vienen con esta posibilidad castrada y en este caso es triple: tu compañía telefónica, el desarrollador del android y el desarrollador del teléfono no están de acuerdo en que puedas hacer lo que vos quieras con tu teléfono, porque ya no dependés de ellos sino al revés. Esto es algo que suele hacerse con Android, producto de la gran cantidad de versiones personalizadas que existen, pero un Android que tiene bloqueado el booteo, no va a bootear NADA que el fabricante no haya aprobado.

Pero esto no es sólo útil para geeks que quieren probar muchos sistemas operativos, verdaderamente te da la posibilidad de instalar un Android nuevo en un teléfono cuyo fabricante ya no saca versiones nuevas (o no te lo permite, como el caso del Dext más arriba).

Desbloquear el bootloader de un teléfono va a requerir en muchas ocasiones de un exploit. Esto se debe a que no sólo podés instalar un Android, sino que podés instalar cualquier sistema operativo que soporte tu hardware como Ubuntu o FirefoxOS y salirte para todo el viaje del mundo Android.

Hasta aquí llegamos hoy. En caso de que tengas dudas, te recomiendo buscar en DuckDuckGo el concepto de lo que quieras hacer, junto a tu modelo y marca de teléfono.

¡Happy Hacking!

-Share this page-
submit to reddit Hire a Professional Programmer

compartí, discutí, comentá

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...